Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dayán consideró un error la conquista del Golán y la colonización de Hebrón

Moshe Dayán, el legendario héroe israelí de la guerra de 1967, admitió que tanto la captura de los altos del Golán a Siria como la instalación de colonos judíos en Hebrón fueron los "dos peores errores" que cometió como ministro de Defensa. Así se desprende de los extractos de una entrevista autocrítica concedida en 1976, cinco años antes de su muerte, y cuya divulgación promete abrir un debate sobre los verdaderos objetivos del mítico general tuerto.

Según la entrevista que el periodista israelí Rami Tal decidió mantener en secreto durante 21 años -y que en declaraciones formuladas a la agencia Associated Press dijo hace dos días que ha decidido publicarla este mes en el diario Yedioth Ahronot-, Dayán nunca creyó, como han manifestado invariablemente todos los líderes israelíes desde la gran derrota árabe de 1967, en el "valor estratégico" del Golán.La captura de los altos, que hoy en día constituyen el principal punto de contención con Siria y uno de los mayores factores de tensión en la zona, sirvió más bien para satisfacer a los israelíes ansiosos de hacerse de tierra cultivable y fértil.

En el Golán viven hoy 13.000 colonos judíos que componen las más prósperas firmas agroindustriales de Israel. El actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, ganó las elecciones hace un año jurando que jamás devolvería el Golán a Siria. Siria insiste que jamás habrá paz en Oriente Próximo mientras Israel ocupe "un átomo del Golán.

"En dos ocasiones no cumplí con mi papel como ministro de' Defensa en el sentido de que no paré cosas que estaba convencido debían ser paradas", declaró Dayán, según Tal. En esa entrevista, Dayán admitió que Israel provocó deliberadamente a los sirios como protexto para el ataque que les arrebató el Golán. "Enviábamos un tractor a la zona desmilitarizada a sabiendas que los sirios comenzarían a disparar. Si no lo hacían, ordenábamos al tractorista que avanzara un poco más", dijo Dayán, siempre según la entrevista. "A lo largo de la frontera con Siria no había granjas ni campos de refugiados. Sólo soldados sirios. Los kibutzim [granjas en régimen de cooperativa] vieron el potencial agrícola de esas tierras y comenzaron a soñar", agregó.

Según declaraciones de Tal a la Associated Press, Dayán le hizo prometer que no publicaría la entrevista, ya que aparentemente planeaba incluir las revelaciones sobre el Golán en sus memorias, que jamás escribió.

El otro punto que según Tal producía remordimientos a Dayán es el haber dado el visto bueno del Ministerio de Defensa para que el líder del movimiento militante judío de Brooklyn, el furibundo rabino Moshe Levinger, entrara en Hebrón poco después de la captura de esa ciudad controlada por Jordania hasta 1967. Dayán, afirma Tal, dio permiso a Levinger, pero sólo para que pasara la Pascua judía en Hebrón. Levinger se instaló en el antiguo hotel Central y atrajo a más colonos. Todavía vive en Hebrón, donde es el líder de los judíos más radicalizados de Israel.

Dayán enfureció, pero pudo hacer poco. A su hija Yael Dayán, hoy miembro del Parlamento, se le atribuye haber dicho, con respecto a la creación de colonias judías en Hebrón: "Fue una verdadera tragedia para mi padre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de mayo de 1997