Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

El estómago del revés

Con mayor frecuencia de la deseable tropiezo en los medios de comunicación con una expresión que me vuelve el estómago del revés. Lo habitual es que se refiera a terroristas, atracadores o perturbados de todo tipo que, invariablemente, "son abatidos" por las fuerzas de seguridad. Para evitar que mi protesta se interprete con un matiz político, no citaré ningún ejemplo (aunque estoy segura de que muchos tenemos en mente un suceso muy reciente y muy sangrante). Pero ya que la humanidad no se ve capaz de desenvolverse sin el control de una violencia institucionalizada, por favor, tengamos al menos el coraje de llamar a las cosas por su nombre: una persona, por muy perniciosa que resulte a la sociedad, nunca se abate como si fuera un árbol o una pieza de caza, sino que se mata. La eliminación por la fuerza de una vida humana siempre es un homicidio y un fracaso, y así deberíamos reconocerlo para nuestra vergüenza.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de mayo de 1997