Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cepillo electrónico

La parroquia de Mirasierra instala un cajero automático pa ra recoger_limosnas

La vieja costumbre de pasar el cesto de mano en mano para recoger los donativos de los fieles se ha quedado anticuada. Las nuevas tecnologías se imponen hasta en las colectas de las iglesias. Para no perder el tren del futuro, la parroquia de Nuestra Señora de Las Nieves de la urbanización Mirasierra, al norte de Madrid, ha instalado un cajero automático en el que los feligreses pueden hacer donativos con la tarjeta monedero de Cajamadrid, entidad bancaria que ha regalado el cajero a la parroquia. El cesto automático lleva quince días en funcionamiento. "Hemos apostado por este método porque en esta zona la gente goza de un alto ni vel económico y social", explicó ayer el sacerdote de la parroquia, Francisco Rodriguez Holgado. "Los donativos con tarjeta son el futuro. Parece que la calderilla está desapareciendo en todos los ámbitos: tiendas, gasolineras,... Hay que adaptarse al cambio" ' añadió. "Desde el confesionario veo a los jóvenes donar en el cajero. Son lo que más familiarizados están, porque manejan ordenadores. Los mayores prefieren echar monedas al cesto", concluyó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de mayo de 1997