VIOLENCIA EN EL PAÍS VASCO

Indignación entre los vecinos del barrio de Deusto

, El cadáver del inspector Luis Andrés Samperio, sobre su propia sangre y medio cubierto por una manta, provocó la indignación y la rabia de la mayoría de los habitantes del bilbaíno barrio de Deusto. Los transeúntes que se agolpaban alrededor del cordón policial de la avenida de Madariaga, en esta zona conocida por albergar la prestigiosa universidad situada a la orilla de la ría de Bilbao, protestaban contra los que dispararon a la cabeza del policía de la sección de Estupefacientes.

Grupos de mujeres se echaban las manos a la cabeza y arremetían contra los asesinos con adjetivos que en otras circunstancias no se hubieran atrevido a pronunciar. Cerca de allí, una colegiala tampoco reprimió sus impulsos y, tras asomarse a la esquina de la calle y contemplar el cuerpo de la víctima, espetó: "Vaya hijos de puta..." Las dependientas de las elegantes tiendas del bulevar comercial situado frente al lugar en el que los dos pistoleros acabaron con la vida del inspector Samperio narraban cómo los dos terroristas huyeron a pie.

Más información

Algunos trabajadores del centro Bidarte aseguraban que un par de muchachos estaban a escasos metros de la víctima en el momento del atentado. Pero ambos jóvenes, según los testigos, prefirieron la cautela y se alejaron a toda prisa cuando oyeron las sirenas de las ambulancias y de la policía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 24 de abril de 1997.

Lo más visto en...

Top 50