Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La 'primavera' de Bourges repasa el panorama de la música actual

Hace ya veintiún años Daniel Colling decidió crear un mercado musical en la muy conservadora y tranquila ciudad francesa de Bourges. Durante 10 años el invento de Colling generaba rechazo pero lentamente Bourges ha acabado por abrazar su primavera musical. "En la actualidad acuden a Bourges más de 200 grupos y 1.000 músicos, es decir, bastante más gente de la que puede oírse en los 79 espectáculos de la primavera propiamente dicha", explica Colling. "Eso significa que los 600 programadores y más de 700 periodistas que acuden para descubrir todo lo que se hace en la música actual encuentran siempre la sorpresa que buscan". El Printemps de Bourges concilia fados portugueses con música barroca italiana, el rhytm'n blues con el rock, la bossa-nova con el rap. "Nuestra idea es estar abiertos a toda la música de ahora, la que refleja el comportamiento de los jóvenes", dice Colling.

Los locales del Printemps reflejan la diversidad de su oferta musical, desde el Stadium para 6.500 personas hasta el teatro Jacques Coeur de 350 butacas, pasando por la catedral -1.500 personas- o locales de 2.400, 3.600, 900, 500 o 300 localidades, propicios pues al bailoteo o a la escucha atenta, a la comunión física o a la mental. Eso permite también que el festival se haya lanzado a una política de descubrimientos -decouvertes- consistente en acoger talentos poco o nada conocidos. "Para poder hacerlo hemos creado una red de ojeadores que hoy cubre todos los departamentos franceses y un buen número de países y ciudades, como España, Italia, Alemania, Quebec, Nueva York, Polonia o Portugal".

Desde el pasado martes y hasta el domingo también habrán desfilado por Bourges y encontrado su público artistas muy conocidos, como Marianne Faithfull, Fiona Apple, Stephan Eicher, Johnny Cash, Khaled, Rollins Band, Placebo o Body Count, que han servido de "locomotoras" o de "vagón de enganche" para los que luchan por darse a conocer en los circuitos internacionales, entre ellos la española Niña Pastori. El presupuesto del certamen es de cerca de 700 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 18 de abril de 1997