Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Comunidad pierde el control del hayedo de Montejo y denuncia a los cinco alcaldes que se lo han arrebatado

La Comunidad de Madrid ha perdido el control del hayedo de Montejo -una superficie de 122 hectáreas considerada una auténtica joya de la botánica- y de 41 alojamientos turísticos situados en la sierra norte, con 115 plazas hoteleras. Los alcaldes de Montejo, Prádena, Puebla, Horcajuelo y La Hiruela han disuelto el Consejo de Administración del Centro de Recursos de Montaña, organismo que gestionaba el hayedo y los 41 alojamientos y en el que la Comunidad tenía la mitad de los consejeros. Los pueblos gestionan ahora unilateralmente las entradas al hayedo y las reservas de plazas hoteleras.El gobierno regional autorizó ayer la interposición de un "recurso contencioso-administrativo y el ejercicio de acciones [legales]" contra los regidores (cuatro independientes y uno del PP). El alcalde de Montejo (274 habitantes), el independiente Carlos Herrán, explicó que se disolvió el consejo de administración porque "era muy caro".

Según afirma, "el Centro de Recursos había dejado de cumplir los fines para los que había sido constituido y, por tanto, ante el excesivo coste que suponía, tomamos la decisión de acabar con él". Herrán señaló que las competencias del centro "han sido asumidas por la mancomunidad [entidad en la que sólo participan los cinco pueblos denunciados]".

Y continuó: "Ahora, con una única institución [la mancomunidad] podemos llevar nosotros directamente las cosas y ahorrar mucho dinero a los vecinos de la zona". Los alcaldes siempre se han quejado de que los beneficios que generaba el centro, un millón de pesetas al año, no se reinvertían en la zona. "Se los llevaban para Madrid", dicen.

Entre las competencias del Centro de Áreas de Montaña, que tenía un presupuesto de 34 millones de pesetas y que daba trabajo a 16 personas, se encontraban, además de las anteriormente citadas, la comercialización de productos típicos de la zona a través de una tienda y el transporte escolar y de viajeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de marzo de 1997