Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Comercio justo

Quiero felicitar a los alumnos del colegio Calasanz de primero de ESO y a los alumnos y alumnas de primero de ESO y octavo de EGB del colegio Almirante Topete por las cartas publicadas en EL PAÍS: una sobre el comercio justo y la otra sobre España y el comercio de armas.Además, quiero exponer, sobre el comercio justo, lo difícil que es encontrar en la actualidad alguna prenda, sobre todo de deporte, que no esté fabricada en el mal llamado Tercer Mundo (para mí, el Sur empobrecido por el Norte). Mis hijas, que practican deporte, tenían necesidad de un simple chándal; se han pasado las vacaciones de Navidad recorriendo todas las tiendas y grandes almacenes y no encontraron ninguno que no estuviera fabricado en algún país empobrecido. ¿Con qué garantías sociales? ¿Cuándo, en España, vamos los consumidores a exigir la "etiqueta de garantía social", que responde de las condiciones en las que fue elaborado un producto, como ya tienen en Inglaterra y Alemania?

¿Y las tiendas de las 100, 200 y más pesetas? ¿Cuál es la procedencia para que puedan existir productos con esos precios? Imposible que éstos procedan de fábricas con garantía social. Sabemos que proceden en su mayoría de la esclavitud infantil. ¡Por favor!, no sirve decir que es la forma de que puedan comer. Es necesario leer el boletín de Intermón, Campaña 96-97. Comercio justo, y la revista Mundo Negro, septiembre de 1996, con denuncia de marcas que utilizan mano de obra infantil, para hacemos una pequeña idea de la hondura del problema.

Otra explotación es la recogida de ropa de segunda mano en los portales de nuestras casas para después venderla en el Sur. Nos sirve para descargar nuestras conciencias y nuestros armarios (denunciado por Línea 900).

Felicidades de nuevo a los jóvenes, y adelante, sois nuestra esperanza.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 1997