Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La liberalización en el continente no ha reducido las desigualdades

Una década de liberalización y de reformas estructurales en Latinoamérica no ha reducido sustancialmente la pobreza. Los recursos generados en la región siguen estando concentrados en muy pocas manos, "aunque esta concentración ya no aumenta de forma exponencial", afirma Ricardo Hausmann, economista jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Los expertos del banco resuelven el problema apuntando que las reformas todavía son insuficientes y destacando que el futuro exige incrementar la liberalización de los mercados y las políticas de ajuste monetario. Como ejemplo señalan que la renta per cápita de Latinoamérica ha crecido un 20% entre 1991 y 1996, aunque no está definida la forma en que se repartió ese crecimiento.El informe titulado Tras una década de reformas en América Latina, presentado ayer por el BID, indica que la desigualdad en la región es la más alta del mundo y que esta situación de falta de equidad empeoró en la segunda mitad de los ochenta y no ha mejorado en los noventa. Los expertos del BID señalan que la preocupación por la pobreza vertida por las élites intelectuales del continente es acertada a la vista del balance estadístico que arroja la última década. Sin embargo, el BID considera que esta falta de progreso distributivo no puede ser atribuida a las reformas estructurales y a las privatizaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 1997