Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El secretario de Hacienda mexicano denuncia resistencias de los "poderosos" a las reformas

Guillermo Ortiz, secretario de Hacienda de México -cargo equivalente a ministro-, aseguró ayer que en su país hay "resistencias" a las reformas económicas que impulsa el Gobierno. Ortiz denunció que estas resistencias provienen de "dentro de los propios Estados" mexicanos. Aunque evitó entrar en precisiones, el responsable de Hacienda de México dijo que los obstáculos provienen "de los que han detentado el poder durante muchos años" en el país centroamericano.Ortiz hizo estas manifestaciones durante su participación en una sesión organizada, por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y celebrada ayer en Barcelona bajo el título Tras una década de reformas en América Latina, ¿cuáles son los próximos desafíos? La sesión fue inaugurada por el presidente del BID, Enrique Iglesias, y clausurada por el secretario de Estado de Economía español, Cristóbal Montoro.

Ortiz dio por sentado que su país ha dejado atrás la dura crisis de 1995 que afectó al área centroamericana y que se conoció como efecto tequila. Insistió en que seguirán las reformas y el control de la inflación y el déficit público.

El acto se convirtió en una cumbre de ministros de Economía de países de esa área. Intervinieron también Antonio Kandir, ministro de Planeamiento y Presupuesto de Brasil; Manuel Enrique Hinds, ministro de Hacienda de El Salvador; Eduardo Animat, ministro de Hacienda de Chile, y Jorge Camet, ministro de Economía de Perú, entre otros. Kandir señaló que el objetivo básico del Gobierno de su país es no sólo reducir la inflación, sino dar confianza en que a partir de ahora habrá condiciones de estabilidad de precios. "Tenemos que ser capaces de engendrar las condiciones políticas para que el programa de estabilización sea percibido como irreversible", dijo.

El ministro peruano destacó que su país está logrando controlar los precios y el equilibrio de la balanza comercial gracias a una política monetaria estricta y al tipo de cambio flotante de la moneda, el sol. Sobre el déficit público, Camet fue tajante. "Hemos eliminado el déficit de caja limitando los gastos a los ingresos y hemos logrado tener 9.000 millones de dólares en reservas

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 17 de marzo de 1997