Reportaje:

La vida en doce metros cuadrados

Unas 200 familias habitan casuchas junto a la futura Asamblea de Vallecas

La futura Asamblea de Madrid tiene vecinos pobres. Unas 200 familias malviven en casuchas bajas a unos metros de las obras del nuevo parlamento regional, en Puente de Vallecas. Este vecindario del barrio de San Diego quedó descolgado del plan de remodelación que hace una década transformó miles de chabolas en viviendas dignas.En las elecciones de mayo de 1995 el presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón, prometió realojar a sus habitantes en dieciocho meses. Pero pasado ese plazo los vecinos han comenzado a manifestarse al ver con desesperación que mientras a sus espaldas avanza el moderno edificio de la Asamblea ellos siguen viviendo en casas de doce a cincuenta metros cuadrados, llenas de humedades y, en algunos casos, sin agua corriente ni retrete individual.

Juana Sala, de 33 años, y su marido, Jesús Pérez, de 36, viven con su hija de diez años en una especie de armarlo grande en el número 6 de la travesía de San Diego. Son quince metros cuadrados de vivienda donde la entrada hace de sala y habitación de la niña, el dormitorio tiene que servir de almacén y el baño y la cocina, además de minúsculos, están llenos de humedades.

Hace doce años entraron a vivir a este chamizo porque su alquiler, 12.000 pesetas al mes, les resultaba asequible. Desde entonces la renta se ha duplicado y esta familia formada por un empleado de un taller mecánico y una limpiadora por horas sigue sufriendo angosturas.

PASA A LA PÁGINA 4

Los que quieren quedarse

"Estas humedades nos matan"

En medio de este panorama de chamizos y vecinos deseando hacer la mudanza hay excepciones. Eusebio Morón, un basurero jubilado de 66 años, es de los que no quieren marcharse. La casa de este viudo no presenta humedades y sus cuarenta metros cuadrados le resultan suficientes. "Aquí pago 100 pesetas, y me vale", explica este hombre. "La familia de mi mujer es la dueña de esta parcela, pero murió y a mí no me corresponde nada", asegura.La mayor parte de estos vecinos son inquilinos con rentas" entre las 100 y las 33.000 pesetas, aunque también hay algunos propietarios.

Francisco de la Antonia, responsable de Vivienda en la asociación de vecinos de San Diego, explica que esta barriada, no fue remodelada como otras cercanas porque para que la Administración pudiese expropiar hacía falta una modificación del Plan General, algo que ha llevado años.

Dé la Antonia reclama que las instituciones se comprometan a realojar a todos los habitantes de las infraviviendas y no sólo a los que viven en fincas expropiables. "Por ahora, la Comunidad sólo aporta 103 pisos, y hay, más familias afectadas", añade. "Nosotros proponemos que se expropien todos los suelos, permitiendo edificar a los caseros que realojen a sus inquilinos en condiciones de vivienda social", concluye.

La concejal del Puente de Vallecas, Eva Durán, y el director del Instituto de la Vivienda de Madrid, Juan José Franch, aseguran que el compromiso adquirido es erradicar la infravivienda. "Si una vez elaborado el censo definitivo son necesarios más de 103 pisos, se buscarán parcelas en la zona para levantarlos". En un mes se publicará el censo provisional de vecinos a realojar, pendiente después de las alegaciones de los afectados. Según el Ivima, la próxima semana comenzarán los movimientos de tierras en la avenida de Buenos Aires para levantar los 103 primeros pisos, previstos para el 2000.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de febrero de 1997.

Lo más visto en...

Top 50