Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se reedita el 'Nicolás Antonio', la obra magna de la bibliografía

La editorial Visor ha reeditado, dos siglos después de su última impresión, las Bibliothecae de Nicolás Antonio (Sevilla, 1617-Madrid, 1684), obra magna de la bibliografía española, modelo y patrón a seguir en el futuro y estudio de obligada referencia, ya que ofrece datos que no se encuentran en ningún otro repertorio. Conocida como el Nicolás Antonio, se divide en dos partes, cada una de dos volúmenes: la Bibliotheca hispana nova (comprende de la A a la I y de la L a la Z) es un diccionario bibliográfico de autores que en su mayoría escribieron en lengua vulgar entre los siglos XVI y XVII; se publicó en Roma en 1672, e incluye entradas de 8.000 autores y varios apéndices.La segunda parte de este conjunto, la Bibliotheca hispana vetus, que Nicolás Antonio no pudo concluir, se editó en Roma en 1696, gracias. al interés del cardenal Aguirre, que la financió y encargó su revisión a su bibliotecario Manuel Martín. Ofrece información de 1.569 autores, desde la época de Augusto hasta 1500, y en dos tomos (desde Augusto hasta el año 1000 y desde el siglo XI al XV).

Las Bibliothecae fueron escritas en latín "para generalizar más en Europa las riquezas literarias de España", según el estudioso Jaime de Villanueva. Aproximadamente un siglo después, por iniciativa de la Biblioteca Real (luego Nacional), se acometió la publicación en España de los cuatro volúmenes, que aparecieron en 1788. Ahora los acaba de reimprimir Visor en edición facsimilar, con una tirada limitada de 1.000 ejemplares y con un precio conjunto de 24.000 pesetas.

Métodos de investigación

Nicolás Antonio utilizó auténticos métodos de investigación para recoger la información que aparece en las Bibliothecae: expurgó las bibliografías existentes, recorrió todo tipo de bibliotecas, como la del monasterio de San Benito de Sevilla o la de su amigo el también bibliógrafo Juan Lucas Cortés, y compró libros hasta reunir 30.000 volúmenes. Recurrió incluso a las encuestas para obtener datos dé los escritores más próximos en el tiempo y contrastó opiniones con otros eruditos. Invirtió en el trabajo 35 años.Nicolás Antonio creó un sistema de clasificación, inspirado en la enseñanza universitaria de la época, considerado el más avanzado de su tiempo. Por ejemplo, un índice de materias que consta de 13 disciplinas (teología, filosofia, medicina, jurisprudencia, ciencias políticas y económicas, poesía, humanidades, historia, prosa).

La descripción bibliográfica ofrece el nombre propio latinizado y los apellidos del autor, su patria, profesión (o "dignidad eclesiástica") los títulos de sus libros en el idioma original, el lugar de la edición, la editorial, el año de la impresión y el formato. La extensión de los artículos depende de la importancia que Nicolás Antonio concede al autor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de febrero de 1997