Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rato presenta un catálogo de medidas como "Ia única respuesta posible" a la convergencia

El Gobierno ha recopilado las medidas económicas en marcha y las ha presentado como "un ambicioso plan liberalizador" que quiere ejecutar durante 1997. Según el ministro de Economía, Rodrigo Rato, ésta es "la única respuesta posible a la convergencia europea". El catálogo de medidas abarca sectores varios. Desde las televisiones autonómicas, que pasan a un régimen de autorización administrativa y pierden el carácter de servicio público, hasta la liberalización de las cabinas telefónicas, los operadores de cable, la reforma del Tribunal de la Competencia o el agua. En suelo, será urbanizable todo el que no esté calificado como protegido y en vivienda se agilizarán los trámites para la resolución de los contratos de alquiler.

El vicepresidente Rato defendió la necesidad de este plan de trabajo para 1997, que debatió ayer el Consejo de Ministros. El plan es fruto de una minuciosa labor dé recopilación y síntesis. Muchas de las medidas están ya previstas en algún borrador, desarrollan leyes aprobadas o recogen aspectos del programa electoral del PP. Eso no impide que se formulen de forma muy genérica en bastantes casos.La intención de todas las medidas es avanzar en la liberalización y desregulación de la economía. Rato calificó el envoltorio de "plan ambicioso" y dijo que "ésta es la única respuesta posible a la convergencia europea". No basta, explicó tras el Consejo de Ministros, "cumplir los requisitos de Maastricht" o tener 11 una política presupuestaria -restrictiva". Hay que conseguir una economía "más eficiente y con mayor capacidad para crear empleo".

Las medidas abarcan un abanico de sectores y áreas de actividad de amplio espectro. Desde las telecomunicaciones hasta el suelo y la vivienda, el Tribunal de Defensa de la Competencia, transportes y puertos, sector financiero, el agua, los consejos de administración de las empresas, la ley Concursal, etcétera (ver información adjunta).

Contenido difuso

El vicepresidente segundo no cree que el contenido sea difuso y excesivamente amplio. "Un Gobierno que no afronte la liberalización de las telecomunicaciones, después del acuerdo del pasado fin de semana en Ginebra, que no liberalice el sector energético en un país de fuerte dependencia o que no ataque la especulación con reformas constantes y profundas en suelo y vivienda, probablemente no sería un buen Gobierno", aseguró.En su opinión, el momento para adoptar estas medidas, es el apropiado. "Ha de romperse una tradición según la cual las cosas sólo se cambian cuando van mal", dijo el vicepresidente. Explicó que ahora es cuando se debe desarrollar este plan "porque la economía está en fase de recuperación".

En suero y vivienda, las medidas persiguen abaratar los precios. Según fuentes del Ministerio de Fomento, todas ellas están recogidas ya en algún borrador de la Ley del Suelo o formarán parte de un nuevo Plan de Vivienda. En suelo, la única idea trasmitida ayer es que se permitirá edificar en todos los terrenos que no estén previamente calificados como protegidos.

En vivienda, se reformará la reciente Ley de Arrendamientos Urbanos para permitir agilizar los procedimientos de resolución de contratos de alquiler entre arrendadores e inquilinos. Habrá ventajas fiscales para los fondos de inversión inmobiliaria, de forma que se promueva la actividad del alquiler. Rato negó que esté en estudio o que tenga prevista una rebaja del IVA para la vivienda.

Respecto a las instituciones de inversión colectiva, se autorizará a los fondos a destinar una parte de su cartera a empresas que no se coticen en bolsa, una aspiración de los nacionalistas catalanes de CiU.

En el sector energético, lo que se hace, sobre todo, es concretar los, acuerdos con el Comité Nacional de Transportes durante la pasada huelga. En este sentido, la Confederación Española de Estaciones de Servicio dijo ayer en un comunicado que el sector 11 sigue seriamente amenazado" por las medidas liberalizadoras del Gobierno.

Prevención socialista

El PSOE acogió ayer con prevención, aunque sin demasiada hostilidad, el anuncio por el Gobierno de un paquete de medidas: liberalizadoras, informa Anabel Diez. Al PSOE le preocupa que las modificaciones sobre el suelo vayan a beneficiar a los propietarios y critica sin ambages las consecuencias del protocolo eléctrico, porque a su juicio se ha hecho un regalo millonario a las empresas del sector.También será un regalo, a juicio de los socialistas, la prevista ampliación del plazo de concesión de las autopistas a cambio de una reducción de las tarifas de peaje. El PSOE dice confiar, por último, en que la nueva normativa sobre fondos de pensiones no vaya en la línea de mejorar los beneficios fiscales de sus partícipes.

El portavoz del Grupo Socialista y responsable de estudios y programas del PSOE, Joaquín Almunia, glosó los epígrafes de las medidas que el Gobierno anunció ayer. Su conclusión fue que cuando un Gobierno "no sabe qué medidas tomar en concreto, anuncia medidas para el futuro".

La larga disertación que ayer hizo Almunia en la sede de su partido tuvo como centro no tanto los anuncios gubernamentales como las normas ya aprobadas, buena parte de ellas anteayer en el Congreso, que tienen relación con las anunciadas ayer por el Consejo de Ministros. En la mayoría de los casos, esas medidas fueron adoptadas en junio, también con el envoltorio de "medidas liberalizadoras".

Por su parte, IU emitió ayer un comunicado en el que señala que esas medidas insisten "en la eliminación de facultades propias de' los poderes públicos en favor de determinados intereses privados".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de febrero de 1997

Más información

  • Todo el suelo no protegido será urbanizable y se agilizarán trámites en los alquileres