Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP se enfrenta a CiU por la censura parlamentaria a Miguel Angel Rodríguez

El Parlamento catalán censuró ayer, con la única oposición del PP, al portavoz del Gobierno español, Miguel Ángel Rodríguez, por haberse mofado de la posibilidad de que selecciones catalanas participen en competiciones deportivas internacionales. La Cámara aprobó una moción presentada por el Partit per la Independència (PI) que "Iamenta las declaraciones de altos cargos del Gobierno del Estado menospreciando el derecho de Cataluña a ser representada internacionalmente en el terreno deportivo". El apoyo de CiU a esta iniciativa enfureció al PP, que acusó a los nacionalistas de "cobardía política".

, La moción presentada por los independentistas de Ángel Colom fue apoyada por la mayoría nacionalista, así como por el grupo socialista y los de Esquerra Republicana (ERC) e Iniciativa per Catalunya-Els Verds (IC-EV).El grupo del PP se opuso a la moción con el argumento de que la Cámara catalana no debería de dicarse a amonestar a los cargos del Gobierno ni de la Generalitat por sus declaraciones. "Si hubiese que lamentar todas las declaraciones de los políticos de uno u otro signo, éste sería el Parlamento de las lamentaciones", declaró Josep Curto, presidente del grupo conservador.

Curto acusó a la coalición CiU, aliada del Gobierno de José María Aznar, de haber actuado en este punto con "cobardía e inmadurez política" y al dictado de los intereses de los demás grupos parlamentarios. El diputado conservador admitió que las declaraciones con las que el portavoz del Gobierno ridiculizó el pasado mes de noviembre una eventual representación internacional del deporte catalán fueron inoportunas, pero a renglón seguido recalcó que el propio Rodríguez ya pidió disculpas por ello en su momento. "Eso es suficiente", remachó Curto. En respuesta a la amenaza velada del presidente del PP catalán, Alberto Fernández Díaz, de que los conservadores se verían libres del compromiso de apoyar al Gobierno nacionalista de la Generalitat si CiU votaba ayer a favor de esta moción, el presidente catalán, Jordi Pujol, fue tajante ayer mismo en unas declaraciones a Catalunya Ràdio. Un portavoz del Gobierno no puede utilizar bajo ningún concepto determinadas expresiones que ofenden a los catalanes, dijo Pujol. "Eso han de entenderlo Alberto Fernández Díaz, José María Aznar y el propio Miguel Ángel Rodríguez", apostilló.

Por medio de esta moción, el Parlamento catalán reconoce también "el derecho de las federaciones deportivas catalanas a representar a Cataluña en competiciones deportivas de tipo internacional". En este punto concreto, sin embargo, los socialistas se abstuvieron. La moción, de nuevo con el apoyo de todos los grupos menos el del PP, llama al Gobierno catalán a continuar dando un apoyo económico suplementario a las federaciones que compitan internacionalmente representando a Cataluña.

El PP también se quedó solo frente a los demás grupos parlamentarios cuando éstos acordaron tomar en consideración una proposición de ley presentada por los socialistas para discriminar positivamente la difusión de canciones cantadas en catalán a través de las emisoras de radio y televisión públicas y privadas de Cataluña.

La iniciativa del PSC propone que la cuota mínima de emisión de canciones en catalán sea del 25%, que Ia mitad de dicho porcentaje corresponda a autores noveles o a obras nuevas y que la emisión de dicha cuota se realice en horas de audiencia significativa.

El PI, ERC e IC-EV acogieron de buen grado la iniciativa, aunque coincidieron en reclamar un régimen de sanciones para castigar eventuales incumplimientos por parte de las emisoras. CiU votó a favor, aunque como mal menor, pues previamente había intentado sin éxito que el PSC retirase su proposición y que permaneciese a la espera de un estudio sobre la situación actual de la canción en catalán.

La intervención de la convergente Rosa Bruguera írritó a un grupo de cantantes que seguía la sesión desde la tribuna, de público, entre los que estaban Pau Riba, Maria del Mar Bonet y Marina Rosell. Esta última llegó a vocear a los diputados.

La jornada de enfrentamientos entre el PP y CiU terminó con una pregunta del partido conservador sobre el caso inmobiliario que supuso el cese del consejero Cullell.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 6 de febrero de 1997

Más información

  • Los conservadores acusan a sus aliados catalanes de "cobardía política"