Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Israel se mantiene firme a las últimas pretensiones palestinas sobre Hebrón

El mediador norteamericano, Dennis Ross, volvió a reunirse a última hora de ayer en Gaza con Yasir Arafat, tras haberlo hecho antes con Benjamín Netanyahu, en búsqueda de un denominador común entre las posiciones palestina e israelí sobre la ciudad de Hebrón. El entorno del primer ministro de Israel se muestra pesmista ante lo que considera indebidas exigencias palestinas y afirma que hay serio peligro de que la cuestión siga empantanada más tiempo si no se llega un acuerdo hoy o, como más tarde, mañana.

Netanyahu afirmó en la reunión semanal de su Gobierno que no cederá a las dos exigencias presentadas en las negociaciones por Arafat. El presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) quiere que policías palestinos participen en la vigilancia de la Tumba de los Patriarcas de Hebrón, en la que existen una sinagoga y una mezquita. El primer ministro dijo que la vigilancia correrá a cargo exclusivamente de las tropas del Tsahal (el Ejército de Israel), aunque no se excluye que al final acepte una presencia simbólica, como observador, de la policía de Arafat. La ANP sostiene que el incidente del pasado miércoles, cuando un soldado israelí disparó indiscriminadamente contra varios civiles en el centro de la ciudad cisjordana, demuestra que no se puede confiar en el Tsahal para preservar la calma y la seguridad en Hebrón. La policía israelí puso en libertad ayer a un segundo soldado presuntamente implicado en el suceso que causó seis heridos.Israel no quiere tampoco transigir en lo que concierne a las fechas del repliegue militar. Netayanhu afirma que accederá a dar únicamente la fecha de la primera de las tres etapas de la retirada de tropas de vastas zonas rurales de Cisjordania, en contra de lo que establecen los acuerdos de Oslo.

Según lo que suscribieron ambas partes hace tres años en la capital noruega, está previsto que, tras evacuar las seis principales ciudades de Cisjordania, la última tenía que haber sido Hebrón hace 10 meses, Israel debería haber comenzado a hacerlo de las citadas zonas rurales en septiembre. Netanyahu declaró ayer que dará la fecha sólo una vez que lleguen a buen fin las negociaciones sobre Hebrón que comenzaron hace tres meses. El primer ministro añadió que tampoco renuncia a la exigencia: de que los "palestinos se comprometan a extraditar a Israel a terroristas que hayan asesinado a israelíes".

Lo que preocupa a Israel y a Estados Unidos es el papel desempeñado últimamente por Egipto. Estiman que en vez de alentar a la moderación a Arafat y hacer prueba de un espíritu de conciliación, el presidente egipcio, Hosni Mubarak, insta al líder de la ANP a mantenerse firme frente a Israel, señalan fuentes de Jerusalén, e incluso llega aún mas lejos. En un mensaje radiofónico, Mubarak ha rogado al presidente palestino que no ceda ni sobre la cuestión de las tres etapas de retirada israelí de CisJordania ni sobre la participación palestina en la vigilancia de la Tumba de los Patriarcas.

Sin embargo, fuentes norteamericanas no descartan que se alcance un compromiso. Netanyahu ha telefoneado a Arafat para tratar de limar las divergencias y explicarle las dificultades que existen dentro de la coalición de Gobierno, donde la mitad de los ministros se resisten a llegar a un acuerdo sobre Hebrón.

Ocupación de colonos

Por otra parte, los colonos judíos han abierto otro foco de conflicto para Netanyahu. Ayer ocuparon ilegalmente e instalaron siete caravanas en la colina de Djebel Artiv situada frente al asentamiento de Beth El. La dirección de los colonos se reunió luego con Netanyahu y, tras una dura negociación, aceptó retirarse hoy de la colina, pero ha pedido que se dé una "respuesta adecuada" al asesinato de dos israelíes, una madre y su hijo, por terroristas palestinos hace tres semanas. Resulta curioso que el primer ministro acepte negociar con una delegación de colonos en lugar de enviar al Ejército para desalojarles de un lugar no autorizado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 4 de enero de 1997

Más información

  • La firma del acuerdo, cada vez más difícil