Fallece a los 57 años el actor y productor de cine Julián Mateos

Los restos del cineasta fueron incinerados el sábado en Madrid

El actor y productor de cine Julián Mateos falleció el pasado viernes, día 27, a causa de un cáncer de pulmón. Mateos, que tenía 57 años, fue incinerado el sábado en la intimidad, tal y como era su deseo, en el cementerio de la Almudena de Madrid. El actor, que se retiró de la interpretación a mediados de os años setenta, fue productor de algunas de las películas españolas más importantes de los últimos años: Los santos inocentes (premio internacional de Cannes en 1985) y El viaje a ninguna parte (Goya a la mejor película en 1986).

Julián Mateos, que estaba casado con la actriz Maribel Martín (madre de su único hijo), permanecía desde hace tres meses internado en un hospital de Madrid a causa de su grave enfermedad. Nacido en 1938 en Robledillo de Trujillo, Cáceres, el cineasta estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Salamanca. Empezó a actuar en el Teatro Español Universitario, pero poco después se instala en Barcelona, donde estudia arte dramático en el Instituto del Teatro. A principios de los años sesenta debuta como actor de cine.Después de hacer destacadas interpretaciones en Los castigadores (1961), de Alfonso Balcázar, y en Juventud a la intemperie (1961), de Ignacio F. Iquino, tiene su primer éxito al encamar a uno de los protagonistas de Los atracadores (1961), de Francisco Rovira Beleta, lo que le lleva a hacer el principal papel de Young Sánchez (1963), una de las primeras películas dirigidas por Mario Camus sobre un relato de Ignacio Aldecoa.

Su dominio del inglés le permite hacer papeles secundarios e importantes producciones extranjeras que se ruedan en España como 10.30 PM summer (1966), de Jules Dassin; El regreso de los siete magníficos (1966), de Burt Keneddy; Shalako (1968), de Edward Drnytryk, o El oro de nadie (1974), de Sam Wanamaker. Mientras, protagoniza, entre otras muchas, las producciones españolas Tiempo de amor (1964), de Julio Diamante; Oscuro sueño de agosto (1967), de Miguel Picazo; La Celestina (1968), de César Ardavín, y La orilla (1970), de Luis Lucia.

A mediados de los años setenta, Mateos se retiró de la interpretación. Sin embargo," reaparece como productor a principios de la década siguiente para intervenir en algunas de las películas españolas más comerciales e importantes de esos años.

En 1983 crea, en colaboración con su mujer -también retirada de la gran pantalla, la productora Ganesh Films, con la que produce tres importantes películas: Los santos' inocentes (1984), adaptación de la novela homónima de Miguel Delibes. realizada por Mario Camus, con la que Alfredo Landa y Francisco Rabal ganan el premio de interpretación en el Festival de Cannes; El viaje a ninguna parte (1986), una de las mejores y mas personales películas escritas e interpretadas por el polifacético Fernando Fernán Gómez. Su último trabajo como productor fue El niño de la luna (1988), segunda película realizada por el actor catalán Agustín Villalonga, presentada a concurso en el Festival de Cannes, una obra tan peculiar como discutible, que nunca llegó a encontrar su público y que puso punto final a la actividad como productor de Mateos.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS