Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los extremistas palestinos y judíos se movilizan contra el acuerdo sobre Hebrón

En vísperas del acuerdo sobre la retirada israelí de Hebrón, extremistas israelíes y palestinos se preparan ya para sabotearlo. Por ello, se ha desatado la alerta general en los servicios de seguridad israelíes, con el fin de impedir atentados y provocaciones de última hora. Y a tenor de las declaraciones realizadas anoche por el presidente palestino, Yasir Arafat, y el ministro israelí de Defensa, Isaac Mordejai, al término de su entrevista, el acuerdo puede firmarse hoy."Muy pronto", declaró Arafat el ser preguntado por los periodistas para cuándo estaría listo el acuerdo, informa Efe. Mordejai precisó un poco más y dijo: "De ahora a mañana por la noche [por hoy] habremos resuelto los conflictos".

Mientras tanto, la radio de los colonos judíos (Estación Siete) difunde "comunicados de movilización" en los que se anima a la lucha "contra la capitulación de Hebrón". Un portavoz del grupo integrista Hamás condena los " acuerdos de capitulación" y exhorta a la población palestina a rechazar "el compló para renunciar a las tierras de Palestina".

Desde hace una semana, no pasa ni un día sin que los palestinos lancen bombas incendiarias contra casas judías o puestos militares de Hebrón. Hasta ahora no ha habido víctimas ni daños graves. Además, los colonos armados patrullan ostensiblemente por las calles de Hebrón en busca de una, provocación. Varias organizaciones nacionalistas judías han formado un estado mayor conjunto bajo la dirección, del coronel en la reserva Moshe Leshem, que afirma contar con 20.000 militantes. "Hasta ahora habíamos frenado el ardor de nuestros hombres, deseosos de entrar en acción. Pero ya se acabó", aseguró el coronel.

La dirección de la colonización hebrea en Cisjordania espera duplicar la población judía en Hebrón (cerca de 450 habitantes, incluidos niños) haciendo venir a la ciudad a 500 voluntarios armados "que permanecerán día y noche en Hebrón". Cerca de un centenar de rabinos ultranacionalistas han emitido, una vez más, una- especie de fatua judía contra los oficiales y soldados israelíes que obedezcan la orden de retirarse de Hebrón.

"No abandonéis Hebrón", proclama un manifiesto de varios cientos de miembros del Comité Central del Likud enviado al primer ministro Benjamín Netanhayu. Varios diputados del Likud y del Mafdal (partido nacionalista religioso), entre ellos el ministro de Educación, Hammer, buscan reconstruir "el frente del gran Israel" antes de las elecciones con todos los que se oponen a los acuerdos de Oslo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de diciembre de 1996