Dos mandos de la Guardia Civil acusan a Roldán de cobrar fondos reservados para su uso personal

Los tenientes coroneles de la Guardia Civil Rafael Yuste y Manuel Fuentes Serrano, que fueron jefes de la Secretaría del director general de la Guardia Civil, corfirmaron ayer ante la juez Ana María Pérez Marugán, que investiga el presunto uso irregular de fondos reservados asignados al Ministerio del Interior, que Luis Roldán, ex director general de la institución, cobró desde 1990 hasta que dejó el cargo partidas de dinero procedentes de fondos reservados para su uso personal, según informaron fuentes jurídicas.Los guardias civiles, que comparecieron ante la juez como testigos, confirmaron que, junto a las partidas reservadas por importe de 14,5 millones trimestrales de la Dirección General de la Guardia Civil y los 11,5 mensuales de la Secretaría de Estado, desde diciembre de 1990 hasta noviembre de 1991 llegaba mensualmente a la Dirección General un cheque de cinco millones de pesetas, también de la Secretaría de Estado, que hacían efectivo en el Banco de España y cuyo importe,a diferencia de los otros fondos, que eran guardados en la caja fuerte, era entregado en mano a Roldán.

Los testigos en el proceso sobre presunto uso irregular de fondos reservados manifestaron asimismo que a partir de noviembre de 1991, en lugar de llegar un cheque de cinco millones llegaban dos por este importe para el ex director general de la Guardia Civil, que igualmente eran cobrados en el Banco de España y entregados a Luís Roldán.

Ambos mandos afirmaron que sabían que ese dinero -que al igual que los 11,5 millones citados procedían de la Secretaría de Estado- era para Luis Roldán porque éste se refería a ello como "mi dinero". Los testigos indicaron también que incluso cuando alguno de ellos hablaba con el secretario de Rafael Vera (secretario de Estado para la Seguridad), Juan de Justo, éste se refería al "dinero de tu director".

Rafael Yuste y Fuentes Cabrera afirmaron que ellos no habían cobrado nunca sobresueldos y que los cheques que entregaban a su entonces director general no sabían para qué eran porque no iba a cuentas, ya que se lo daban directamente a Roldán.

Asimismo ayer comparecieron ante la juez los padres de Isidro Parra, que fue director de la sucursal de Induban en Jerez, en relación a los supuestos ingresos de Julián Sancristóbal en cuentas de esta entidad.

José Parra y Matilde Molina afirmaron que no sabían nada acerca de los 25 millones que fueron ingresados en su cuenta procedentes de reembolsos de pagarés del Tesoro; que no usaron el dinero, y que "confiaban" en su hijo cuando les dijo que iba a utilizar su cuenta. Los dos dijeron que no preguntaron a su hijo las razones por las cuales decidió utilizar la cuenta de ellos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0023, 23 de diciembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50