Cartas al director
i

Arte e inteligencia creadora

Se está celebrando estos días en Madrid una estupenda exposición sobre Toulouse Lautrec, uno de los grandes artistas que nos meten de lleno en el arte del siglo XX. La contemplación "calmada" de esta exposición, aun con mucha gente en la March, me ha hecho pensar en qué quedaría el estudio del arte como materia humanística si lo desvinculáramos de la inteligencia creadora del artista. De Toulouse Lautrec nos admira su prodigio cromático, lo expresivo de los gestos y actitudes de sus personajes, porque -además de ser un gran artista- caló con hondura en la condición humana y crea su obra sin rechazarse como persona. Tal y como dice J. A. Marina, "tendremos que poner más atención cuando enseñamos materias humanísticas al poder creador de la inteligencia". En este caso, la inteligencia de Lautrec, como la de tantos artistas, incluye la razón, verdades, valores, belleza y, ¿por qué no?, un deseo de realizar el bien desde una de las mejores maneras que el hombre tiene para comunicarse: el arte.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de diciembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50