Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Concejales de Tudela piden la investigación de un supuesto cobro ilegal de comisiones

Los grupos municipales del Partido Socialista de Navarra (PSNPSOE), Izquierda Unida y Batzarre en el Ayuntamiento de Tudela, han solicitado a la fiscalía que investigue un cheque de 9.580.000 pesetas que el ex concejal socialista de Urbanismo en el Ayuntamiento de la localidad entre 1991 y 1995, Aurelio Rubio, pretende cobrar de la empresa inmobiliaria Incarsa. Las sospechas de los concejales tudelanos obedecen al hecho de que el administrador de esa sociedad, Julián de Miguel, es a su vez accionista mayoritario de una constructora, Urmisa, que edificó un inmueble con una licencia no ajustada a derecho otorgada por a el propio Aurelio Rubio.

Los tres grupos políticos indican en un documento presentado ante el juzgado que tuvieron conocimiento de que en el Juzgado de Primera Instancia de la ciudad se sigue un procedimiento ejecutivo a instancias de Rubio contra Incarsa para el cobro del citado cheque.

El pasado 7 de mayo, el Tribunal Superior de Justicia de Navarra dictó sentencia considerando la licencia no ajustada a derecho al haberse construido más alturas que las determinadas en el Plan Urbanístico de la ciudad. "Quien tanto empeño puso en sacar adelante una más que controvertida licencia de obras, diez meses después de dejar el cargo de concejal, es acreedor Como tenedor de un talón al portador de 9.580.000 pesetas de una empresa como Incarsa, que si bien está dada de alta en licencia fiscal, no se le conoce actividad mercantil en la zona", aseguran los grupos municipales.

Aurelio Rubio ha respondido que se trata de un dinero que prestó a Julián de Miguel, quien le otorgó un talón sobre el que respondían los socios de Incarsa, y que, al pasar el tiempo y no poder cobrarlo, ha acabado siendo reclamado por vía judicial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de diciembre de 1996