Portugal augura roces con España a causa del agua y el mando de la OTAN

El reparto de los recursos hídricos y la futura estructura de la Alianza Atlántica en la Península Ibérica son las dos preocupaciones prioritarias de las relaciones entre Madrid y Lisboa, según han reconocido diversas autoridades portuguesas durante la conferencia Portugal-España, organizada por la Universidad Autónoma de Lisboa con la colaboración de la Embajada española.

El ministro de Exteriores portugues, Jaime Gama, llegó a admitir que "el reparto de los recursos naturales de la Península", y en particular el agua, constituye uno de los principales problemas entre ambos países, y augura largas y arduas" negociaciones que sólo llegarán a buen puerto si se consigue despejar el "contenido emocional" del conflicto sobre los recusos hídricos.

El jefe de la diplomacia lusa reconoce, asimismo, que Portugal "se felicita por la futura participación de España en la estructura militar de la Alianza Atlántica", pero añade que los Ejecutivos de Madrid y Lisboa deberán "discutir a fondo, en las adecuadas instancias, la consolidación de la identidad europea de seguridad y defensa, la reforma de la OTAN y el desarrollo de la articulación entre la UEO y la Unión Europea".

Las autoridades portuguesas temen que la próxima incorporación de España a la estructura militar de la OTAN debilite su mando regional de la Alianza Atlántica en la península Ibérica

Optimismo de Sampaio

En cambio, el presidente de la República portuguesa, Jorge Sampaio, opina que las relaciones bilaterales "atraviesan una nueva etapa" que ha superado los recelos y las suspicacias de antaño y se distingue por el "diálogo franco, la confianza recíproca y la colaboración perrnanente".Sampaio destaca la "sintonía ibérica en la Unión Europea", el estrechamiento de la cooperación cultural y el afianzamiento de los intercambios comerciales como fenómenos evidentes que reflejan la irreversible aproximación entre los dos países.

En opinión del presidente portugués, dicha sintonía de los dos países en el marco de la Unión Europea es buena porque permite aumentar la influencia de Portugal y España en la comunidad europea y en las relaciones de ésta con América Latina, el Mediterráneo o África.

El socialista Sampaio, apasionado de toda la cultura ibérica, considera que, en los últimos años, los dos países han estrechado enormemente sus lazos culturales y han creado "un, espacio de libertad común". Como ejemplo, el presidente Sampaio cita algunos nombres que son "casi tan conocidos en España como en Portugal: José Saramago, Pedro Almodóvar, Manoel de Oliveira, Manuel Vázquez Montalbán o Eduardo Lourenço".

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0001, 01 de diciembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50