Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los 'históricos' Hierro Chomón y Cuadra Echeandía, principales interlocutores

Manuel Pérez Martínez, el Camarada Areanas, secretario general del PCEr, es uno de los principales actores de la operación encaminada a la disolución de los GRAPO.Junto a él hay otros que también tienen un peso decisivo en la marcha del proceso, tales como el histórico Fernando Hierro Chomón, Enrique Cuadra Echeandía y José Balmón Castell. Por contra, no parece asociado a las conversaciones Fernando Silva Sande, en paradero desconocido desde 1992.

El Camarada Arenas, un escayolista de 52 años, es el líder histórico e indiscutible del Partido Comunista de España reconstituido, al que Interior considera brazo político de la organización terrorista.

Aunque él siempre ha negado ser el responsable de los GRAPO, nada más abandonar la prisión de Soria, en 1984, declaró: "Yo trabajaría para convencer a los GRAPO de la necesidad de una tregua, e incluso de su disolución, y creo que lo conseguiría". Las condiciones eran entonces la puesta en libertad de todos los presos de la organización y la legalización del PCEr.

Fernando Silva Sande, de 42 años, otro destacado miembro de los GRAPO, se halla en libertad desde que se fugó en marzo de 1992 de la prisión de Granada, tras hacer un agujero en la pared de su celda.

La policía, que le considera el cerebro del secuestro del empresario Publio Cordón, presidente de Previasa, no ha logrado detenerle. La actitud que adopte Silva ante las conversaciones con el Gobierno es una incógnita. Fuentes conocedoras del proceso aseguran que "está totalmente al margen".

Fernando Hierro Chomón, de 51 años, condenado entre otros asuntos por el secuestro del teniente general Emillo Villaescusa en enero de 1977, en el arranque de la transición a la democracia, es uno de los activistas que llevan presos más años. Se considera que es el que tiene mayor peso en el proceso de negociación.

José Balmón Castell, de 53 años, es otro veterano dirigente del PCEr que durante los últimos 20 años ha entrado y salido de prisión en varias ocasiones. Según declaró en 1984, en una revista clandestina, los GRAPO decretaron un alto el fuego tras la llegada del PSOE al poder en 1982. Se trataba de 'Tacilitar una salida política", que finalmente no fraguó.

Enrique Cuadra Echeandía, dirigente del PCEr, es otro de los que participan en el diálogo con Interior. Fue detenido por última vez en noviembre del año pasado acusado de participar en el secuestro de Cordón. Declaró con insistencia que el rehén había sido liberado "en perfecto estado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de diciembre de 1996