Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fuego devora 12 chabolas del poblado de Pitis

El fuego arrasó ayer al mediodía una docena de chabolas situadas en el asentamiento de la calle del Cerro del Castañar, en el poblado de Pitis (Fuencarral). Ninguno de los moradores, la mayoría inmigrantes portugueses, según la Policía Municipal, resultó herido.Sin embargo, las ambulancias municipales del Samur trasladaron al hospital Ramón y Cajal a una vecina del poblado, de 41 anos. A tenor de los médicos, la mujer, casada y con tres hijos, sufría un ataque de nervios al ver que se calcinaba todo lo que tenía: ropa, fotos, documentos y 20 metros cuadrados de cobijo, según comentaron sus familiares.

El origen del incendio, que se inició sobre las once de la mañana, permanecía oculto entre los escombros. Al siniestro acudieron seis dotaciones del cuerpo municipal de bomberos: dos autobombas, dos autotanques, un vehículo forestal y un coche de mando. Sobre la una de la tarde estaba controlado el fuego.

A juicio de los bomberos, el daño material es difícilmente cuantificable. La docena de familias moradoras de las infraviviendas calcinadas iban a pasar la noche en otras chabolas del mismo poblado. En el asentamiento de Pitis se apiña un centenar de chamizos en los que viven 200 personas, la mayoría inmigrantes de origen portugués, aunque también hay una decena de familias magrebíes.

No era la primera vez que el fuego azotaba el poblado de Pitis, ubicado junto a la estación de cercanías del distrito de Fuencarral y frente a un páramo conocido como el Ventisquero de la Condesa. Hace dos años ardieron otros cuatro chamizos, según los bomberos.

El poblado de Pitis no está incluido en ningún programa de realojamiento y por ahora no afecta ninguna operación urbanística. En 1987, sus habitantes fueron expulsados y sus casetas derribadas, pero después regresaron. Una decena de voluntarios de Cáritas trabaja en el poblado. Es uno de los pocos asentamientos donde apenas existe venta de droga, según indicaron miembros del Consorcio para el Realojamiento de la Población Marginada.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de noviembre de 1996