Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las Rozas recalificará terrenos de su término para duplicar su población

Todo está preparado para convertir Las Rozas (45.350 habitantes) en una ciudad de casi 100.000 vecinos, población que superaría a la que ahora tienen Alcobendas, Parla o Coslada. El Ayuntamiento, del PP, ultima con la Comunidad una revisión del Plan General de Urbanismo que llenará de casas, oficinas,. servicios municipales y parques el término municipal. Según el alcalde, Bonifacio, de Santiago, "el plan es unir los actuales núcleos dispersos del pueblo [distantes hasta siete kilómetros] y darles racionalidad". Oposición y ecologistas se echan las manos a la cabeza.

El grupo municipal de Izquierda Unida, en la oposición, clama contra estos proyectos y considera que "se quiere convertir Las Roas en una ciudad dormitorio mediante una gigantesca recalificación de terrenos y, con las plusvalías obtenidas, pagar las infraestructuras proyectadas )ara todo Madrid por el Gobierno de Ruiz-Gallardón". Por su parte, los grupos ecologistas están dispuestos a echarse al monte para defender un encinar que, según ellos, peligra con los planes del regidor.El crecimiento previsto para el municipio se recogen en un documento firmado por el alcalde de Las Rozas y el consejero de Urbanismo Luis Eduardo Cortés el pasado 3 de septiembre. El aumento acordado de las áreas edificables es tan importante que el núcleo urbano se alargará varios kilómetros y obligará a una nueva "articulación de la centralidad", según el documento.

El crecimiento de Las Rozas girará en torno a los terrenos que ocupa el parque empresarial, en mitad del término municipal, ahora rodeado de campo. Aquí, el Ayuntamiento prevé que se levanten un mínimo de 2.300 viviendas, reducir las zonas de oficinas y comercios notablemente y crear el mencionado centro administrativo municipal. 'Tos terrenos para oficinas no se venden porque en Madrid hay suelo disponible", dice el alcalde

Las oficinas no se venden

Desde Izquierda Unida no lo ven igual: "Los terrenos para levantar el parque empresarial fueron expropiados en 1988 para crear oficinas. La empresa pública Arpegio se quedó con más de ochocientos mil metros cuadrados y ahora, en connivencia con el Ayuntamiento, pretende reconvertirlo en viviendas. Los terrenos que quieren dedicar a dotaciones y espacios públicos son ínfimos, menores incluso que los diseñados cuando la zona era toda de oficinas. El PP sólo intenta multiplicar el número de viviendas, sin equipamientos para abaratar costes, lo que contradice cualquier modelo económico, social y ecológico". A lo largo de la N-VI también surgirán nuevos edificios. En el barrio de Renfe, 200 viviendas; en Punta Galea, pisos y una carretera de unión con Majadahonda (39.700 habitantes); en torno al edificio Kodak, un nuevo núcleo de bloques y viviendas unifamiliares.

En el barrio de La Marazuela, pegado al parque regional de la Cuenca Alta del Manzanares, se levantarán bloques, pareados y chalés unifamiliares. Habrá sitio para equipamientos, espacios libres y una gran vía urbana que la atravesará. En el cerro de la Curia, donde ahora se levanta la central de bomberos de la Comunidad, se meterán viviendas, oficinas y espacios libres.

Entre el actual parque empresarial y el parque industrial -separados actualmente por campo- se levantará un recinto ferial, más viviendas, oficinas y parques. Lo mismo ocurrirá con el barrio de la Fuente del Cura, donde se construirán bloques, avenidas y zonas de equipamiento. En la adyacente zona de La Retorna (pegada a a M-505) ocurrirá tres cuartos e lo mismo.

Entre el actual casco urbano y la dehesa de Navalcarbón se levantarán 400 viviendas sociales, pareados y chalés unifamiliares. La dehesa será compensada con una zona verde adyacente de nueva creación. En el actual casco urbano, nuevas viviendas, aparcamientos y un centro de música. Pero el frente de batalla de este crecimiento se situará al norte del término, en un encinar denominado El Cantizal y cuya recalificación para construir viviendas fue obra del gobierno del PSOE. El actual alcalde, Bonifacio de Santiago, aseguró ayer que no iba a tocar "ni una sola encina. Respetaremos el 100% de los árboles", afirmó con rotundidad. Sin embargo, en los grupos de oposición no le creen. Se ha creado hasta una plataforma ecologista para la defensa de este encinar. IU considera que el regidor está dispuesto a meter allí 1.300 viviendas. Santiago Martín Barajas, portavoz de la asociación ecologista Aedenat, califica el proyecto "de la mayor agresión urbanística contra masas forestales de los últimos años".

El mayor pueblo del oeste

V. G. O. Bonifacio de Santiago cree que las recalificaciones que planean sobre Las Rozas permitirán que el municipio alcance "unos 85.000 habitantes en el año 203V. Sin embargo, Nuño Cuenca, asesor urbanístico de IU, le replica que Ias recalificaciones atraerán la gente en masa, engañada por una falsa mayor calidad de vida en esta zona, y el pueblo alcanzará más de 100.000 habitantes en escaso tiempo. El tiempo nos dará o quitará la razón".Actualmente, la localidad más poblada de la zona oeste es Pozuelo de Alarcón (60.100 habitantes), seguida por Las Rozas, Majadahonda (39.700) y Collado Villalba (37.000). Si Las Rozas alcanzase los 85.000 o 100.000 habitantes, no sólo se convertiría en el pueblo más densamente poblado de esta parte de Madrid, sino que superaría en población a localidades como Alcobendas (82.000 habitantes), Coslada (75.000), Parla (69.000) o San Sebastián de los Reyes (57.000). Sólo seis pueblos y Madrid tendrían más vecinos.

Desde IU se afirma que "Las Rozas convertirá en una ciudad dormitorio con carreteras colapsadas". El alcalde replica que Ias comuicaciones no serán un problema, puesto ue las nuevas ofertas del tren de cercanías [trenes rápidos] son capaces de transportar en minutos a los vecinos hasta el centro de Madrid".

De Santiago niega que su municipio se vaya a convertir en una ciudad dormitorio: "Se harán parques, se mantendrán zonas naturales, se dotará al municipio de nuevos equipamientos. El proyecto sólo quiere dar continuidad y racionalidad al pueblo. En Las Rozas hay urbanizaciones aisladas que parece miniciudades y que necesitan esa unión".

Cuenca le responde: "Pues a lo mejor la gente que allí habita vino para vivir alejadas de la polución, del ruido, de las aglomeraciones. El alcalde les impondrá ahora un gigantesco núcleo urbano y les arruinará su sueño".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 22 de noviembre de 1996

Más información