Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Barrero cree que Ortiz Úrculo llamó al Supremo para "ver Como iban las cosas"

La llamada de Juan Cesáreo Ortiz Úrculo al Supremo el lunes ha causado diversas reacciones:

Juan Ignacio Barrero. El presidente del Senado hizo ayer profesión de fe sobre la "ecuanimidad" de Ortiz Úrculo. "Seguro que llamó para saber cómo iban las cosas, para interesarse por la votación, pero no para influir", dijo.

Manuel Fraga. El presidente de la Xunta aseguró que Ortiz Úrculo "tenía derecho a estar informado de lo que pasaba". "Esa llamada es perfectamente lógica", añadió.

Rosa Aguilar. La portavoz de IU en el Congreso tachó la llamada de "desafortunada" y agregó que "actuaciones de este tipo no se pueden volver a repetir porque afectarían a la credibilidad de la institución a la que representa".

Diego López Garrido. El secretario general de Nueva Izquierda describió la llamada como un "caso atípico de presión o lobby desde una institución del Estado".

lñaki Anasagasti. El portavoz peneuvista en el Congreso calificó todo el asunto como "una tormenta en un vaso de agua", pero pidió que Ortiz Úrculo actúe con más prudencia en el futuro.

Margarita Mariscal de Gante. La ministra de justicia dijo que lo publicado ayer "no se corresponde con la realidad de lo ocurrido" ya que el propio fiscal negó que hablara con un juez (EL PAÍS decía que un bedel informó de la llamada), que la hora de la comunicación fue otra y que no hubo contestación, algo que quedaba claro en la información de ayer.

José Antonio Alonso, portavoz de Jueces para la Democracia, calificó de "imprudente e inoportuna" la llamada. La Asociación Profesional de la Magistratura (APM), mayoritaria y conservadora, la halló "colierente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de noviembre de 1996