Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ASTRONOMÍA: REUNIÓN ANUAL DE EXPERTOS

Últimas noticias planetarias

La reunión anual de la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Americana de Astronomía ha congregado en Tucson (Arizona, EE UU) a unos 600 especialistas en el estudio de los planetas, circunscrito hasta hace muy poco al sistema solar. La detección de planetas, alrededor de otras estrellas durante el último año ha sido uno de los temas clave de la reunión pero ha habido otros muchos. Algunos se resumen a continuación.Sistemas solares. Los planetas jóvenes pueden resultar más fáciles de detectar que los de mayor antigüedad y algunos telescopios terrestres son capaces de encontrarlos, afirma Alan Stem, del Southwest Research Institute en San Antonio (Texas). Lo detectable es el calor que despedirían estos jóvenes objetos durante la época de impactos gigantes -entre hace 30 y 60 millones de años- en que se volverían luminosos por periodos de entre varios centenares de años a 1.000 años. La radiación infrarroja resultaría así detectable, aunque sólo en un caso entre 250 estrellas analiza das, lo que sugiere una nueva estrategia para la detección de sistemas solares jóvenes.

Neptuno. El telescopio espacial Hubble y el telescopio de infrarrojos de la NASA en Mauna Kea (Hawai) se han utilizado para realizar, a partir de sus observaciones durante nueve órbitas consecutivas en el caso del Hubble, una película, en color que muestra una rotación completa durante 16 horas del distante planeta Neptuno. La película ha sido realizada por la Universidad de Wisconsin-Madison y muestra gráficamente los vientos de muy alta velocidad en la zona ecuatorial a pesar de su lejanía del Sol

Marte. Las próximas misiones a Marte han acaparado gran parte de la atención en Tucson. El 6 de noviembre está previsto el lanzamiento de la Mars Surveyor, que entrará en órbita del planeta rojo en septiembre de 1997. La nave no tripulada llevará seis instrumentos, entre ellos una cámara de alta resolución y enlaces radioeléctricos para comunicarse con misiones posteriores. Los datos recogidos durante al menos un año marciano permitirán conocer mucho más sobre el planeta antes de proceder a explorarlo en pos de actividad biológica.

Muy poco después partirá la primera de las misiones marcianas rusas, la Mars 96, con participación de 20 países. Esta nave de 7 toneladas llevará 18 instrumentos y cuatro experimentos astrofísicos y dejará caer cuándo llegue a Marte, en diciembre de 1997, dos vehículos con dos sondas que penetrarán en la superficie. Cada uno de los penetradores, en forma de cucurucho, llevará 10 diminutos instrumentos. Uno de ellos, por ejemplo, es un fotómetro construido en la Universidad de Colorado para medir el brillo del cielo que recogerá datos durante unos segundos al día durante varios años.

Ganímedes. El oxígeno y el ozono detectados alrededor de Ganímedés pueden deber se a los restos del, agua primitiva que formaba parte de esta luna de Júpiter cuando se formó el sistema solar hace 4.500 millones de años, según un equipo de Caltech (Californía). La luz ultravioleta del Sol y los iones procedentes de las erupciones volcánicas del cercano Io habrían roto las moléculas de agua, con lo que los ligeros iones de hidrógeno se habrían escapado de la baja gravedad de Ganímedes, mientras que las moléculas de oxígeno, más pesadas, se habría asentado, en la superficie. El ozono, presente en la Tierra y Marte ádemás de en Ganímedes, se concentraría en pequeñas grietas en la superficie helada de esta luna.

Nuevo planeta. La detección de un nuevo insólito planeta fue comunicada el pasado miércoles en Tucson por sus descubridores, dos equipos de astrónomos estadounidenses, uno de ellos el mayor cazador de planetas, formado por Geoff Marcy y Paul Butler. El planeta, detectado por el bamboleo de la estrella a la que circunda pero no visible, estaría situado en órbita de 16.CygB, a 85 años luz de distancia de la Tierra, y tendría una órbita excéntrica y fuertemente elíptica. El tamaño del nuevo planeta sería de 1,5 veces el de Júpiter y tardaría 804 días en dar una vuelta. [EL PAÍS 25 de octubre].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de octubre de 1996