La OSCE aplaza hasta la primavera las elecciones locales en Bosnia

Agencias

La Organización para la Seguridad y la Cooperacion en Europa (OSCE), encargada de supervisar las elecciones municipales en Bosnia-Herzegovina previstas en los acuerdos de paz de Dayton, no ha tenido más remedio que aplazar los comicios convocados para el 23 de noviembre. "Las elecciones quedan pospuestas hasta la primavera a causa de las dificultades políticas surgidas en todo el país", adelantó ayer un diplomático en Sarajevo. El jefe de la misión de la OSCE en Bosnia, el estadounidense Robert Frowick, anunció oficialmente la decisión a última hora de ayer.Este aplazamiento es el segundo que sufren las elecciones locales, que ya tenían que haberse desarrollado junto con las legislativas y presidenciales el 14 de septiembre. Fuentes de la OTAN en Bruselas reconocieron ayer que el retrasó de la convocatoria a las urnas confirman la necesidad de mantener la fuerza de interposición en Bosnia (Ifor), cuyo mandato expira, en principio, el próximo 20 de diciembre. El Pentágono, por el contrario, cree que esta decisión fomenta la retirada norteamericana.

El principal obstáculo para la celebración de los comicios locales surgió desde el sector serbobosnio que se niega a aceptar que croatas y musulmanes puedan votar en los municipios donde se hallaban empadronados antes de la guerra. Los dirigentes de Pale exigen que los electores depositen su voto en su actual lugar de residencia.

Presidencia tripartita

En medio de los malos augurios que conlleva el aplazamiento de las municipales, los bosnios recibieron ayer una buena noticia. El líder serbio Momcilo Krajisnik volvió a sentarse a la mesa de la presidencia tripartita de la república con el musulmán Alia Izetbegovic y el croata Kresimir Zubak. Tras más de tres semanas de boicoteo, Krajisnik llegó a Sarajevo con la intención de jurar su cargo ante el Parlamento y suscribir la declaración solemne por la que se compromete a defender la Constitución de Bosnia.El representante serbio en la presidencia colectiva aseguró que había alcanzado un acuerdo con el enviado de EE UU a la zona, John Kornblum, para que una de cada dos o tres sesiones de las instituciones comunes de Bosnia se celebre en Lukavica, un barrio del extrarradio de Sarajevo que sigue estando bajo el control del Gobierno de Pale. Krajisnik aseguró que los líderes musulmanes habían suscrito también dicho acuerdo y sólo faltaban los bosniocroatas.

Las gestiones de la Administración de Bill Clinton, preocupada por el bloqueo de la situación en Bosnia a escasas fechas de las elecciones norteamericanas, han servido al menos para salvaguardar la cohabitación pacífica entre las tres comunidades de la antigua república yugoslava. Pero el aplazamiento de los comicios locales -sólo se celebraron los de Mostar, organizados por la Unión Europea, el 30 de junio- arroja nuevas sombras sobre el futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 22 de octubre de 1996.

Debido a las excepcionales circunstancias, EL PAÍS está ofreciendo gratuitamente todos sus contenidos digitales. La información relativa al coronavirus seguirá en abierto mientras persista la gravedad de la crisis.

Decenas de periodistas trabajan sin descanso para llevarte la cobertura más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo puedes hacerlo aquí por 1 euro el primer mes (a partir de junio 10 euros). Suscríbete a los hechos.

Suscríbete
Lo más visto en...Top 50