Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El delegado del Gobierno en Euskadi critica al PNV por vincular a Ortega con los presos

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Enrique Villar, declaró ayer sentir "miedo" y "escalofríos" al pensar en las últimas declaraciones de portavoces del PNV que relacionaron el acercamiento de presos de ETA a cárceles próximas, a Euskadi con la liberación de José Antonio Ortega Lara, el funcionario de prisiones secuestrado por los terroristas. "Establecer esa relación es peligrosísimo" dijo en el cuartel de la Guardia Civil de La Salve, en Bilbao, donde celebró junto a los agentes y mandos del cuerpo la festividad del Pilar.

"Me da miedo y no quiero ni repetir" esas declaraciones, dijo Villar, "porque lo que puede ocurrir" si ETA piensa lo mismo "puede ser gravísimo", explicó. Minutos antes de brindar con el tradicional vino español, Villar asistió a la entrega de condecoraciones y arengó a los agentes para que asuman, aunque a veces se sientan presos del escepticismo y de la decepción, que su fuerza "está en cumplir la legalidad".El delegado del Gobierno lo tiene muy claro: primero ETA tiene que liberar a Ortega Lara, y "luego seguirá una política de acercamiento individualizado [de presos de ETA], que es la que ha definido el Gobierno".

El portavoz de la ejecutiva del PNV, Joseba. Egibar, y el consejero de Interior, Juan María Atutxa, manifestaron, recientemente que el cumplimiento de las demandas del Parlamento vasco sobre el acercamiento de los presos podría producir la liberación del funcionario secuestrado. Esa vinculación, matizada posteriormente por Atutxa, coincidió de pleno con unas declaraciones de una de las asociaciones que agrupan a los familiares de presos etarras, Gestoras pro Amnistía.

"Ligarlo es peligrosísimo", dijo Villar. "Unir el destino de José Antonio con el acercamiento de lospresos, me da escalofríos. Lo que se ha dicho por personas que tienen mi respeto y admiración me da miedo y no quiero ni repetirlo". Villar dijo que de haberlo dicho él, le estaría produciendo terribles remordímientos. "No quiero ni pensar lo que puede pasar si personas que conviven con nosotros y que no quieren bien a este país lo relacionan de la misma manera y obran en consecuencia. Lo que puede ocurrir es gravísismo".

En el acto celebrado en Intxaurrondo, en San Sebastián, el Gobernador civil de Guipúzcoa, Angel Goya, felicitó a los agentes por sus últimos éxitos contra ETA. A este cuartel acudió una decena de agentes de la Gendarmería francesa, que participaron en la entrega de condecoraciones. El sustituto de Enrique Rodríguez Galindo, el teniente coronel José Ignacio Laguna, homenajeó a los guardias muertos en acto de servicio y agradeció, en francés, la presencia a los agentes del país vecino.

En la localidad alavesa de Amurrio, donde se celebró igualmente el Día de la Hispanidad, e PP vasco se encontró con unas declaraciones de EGI, las juventudes del PNV, que calificaban esa celebración de "acto de racismo españolista". El nuevo presidente de los populares, Carlos Iturgaiz, pidió al partido que lidera Xabier Arzalluz que reflexione y que en vez de crispar la vida política haga un esfuerzo por calmarla.

En Madrid, el ministro del Interior, Jaime Mayor, acompañado del titular de Administraciones Públicas, Mariano Rajoy, agradeció a los guardias su trabajo, sus ideales y la manera en que aseguran la paz. Mayor señaló que "ese grito" dirigido a la Guardia Civil en algún lugar de España -"que se vayan"- han sido sustituido por el de "que se queden".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de octubre de 1996