Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Armstrong anuncia que sufre cáncer de testículos

El ciclista estadounidense Lance Armstrong, de 25 años, anunció ayer que padece cáncer de testículos y que tendrá que abandonar él deporte temporalmente. Armstrong, campeón mundial en 1993 en Oslo por delante de Miguel Induráin, se enfrenta ahora a la carrera más dura de su vida: la lucha, por la supervivencia. Aunque los médicos ya le han extirpado un testículo, el cáncer se ha extendido por el abdomen. Según el mismo Armstrong, las previsiones de recuperación total son menores de lo habitual en este tipo de tumores: el 65% frente al 97% si no se hubiera extendido.

El equipo del ciclista, el Motorola, se ha convertido en un blanco para las desgracias. En el Tour de 1995, su corredor Fabio Casartelli falleció al caerse. Armstrong ganó una etapa dos días después y se la dedicó al compañero muerto.La noticia se había extendido como la pólvora en el mundillo del ciclismo, pero hasta ayer durante una conferencia de prensa que se celebró en Austin (Tejas), su ciudad natal, Armstrong no reveló, la gravedad de su condición. Antes de someterse a un examen médico el pasado miércoles, Armstrong confesó que había estado escupiendo sangre y sufría de un testículo visiblemente hinchado y sensible. El diagnóstico se hizo ese mismo miércoles y el doctor J. Dudley Youman, el médico de Armstrong, realizó la operación el jueves en el hospital St. David's de Austin. El lunes, Armstrong comenzó un tratamiento de quimioterapia de 12 semanas de duración. Aunque el tratamiento sea efectivo para salvarle la vida, si porvenir como ciclista está seriamente en peligro.

Pese a que ha sido un golpe fuerte y repentino para Armstrong, su familia y el francés Cofidis, su nuevo equipo -Motorola ya anunció hace tiempo que no continuaría con el patrocinio-, el ciclista se mostró optimista y confiado en su porvenir. "Ganaré la batalla", declaró, Armstrong. "Mi intención es volver a competir".

Armstrong hasta bromeó con la prensa internacional que participó a través de una conexión telefónica global. En lugar de hacer preguntas, la mayoría de los periodistas se dedicó a mostrar su apoyo y simpatía. Cyrille Guimard, el director técnico de Cofidis, estuvo entre las varias figuras del ciclismo que intervinieron.

El ciclista dijo que los médicos le han dado permiso para continuar entrenándose durante su recuperación, aunque con un límite de kilómetros por semana. "Tengo la ventaja de que soy un atleta de élite. Inicio esta batalla cuando me encuentro en la mejor condición física de mi vida. Pienso estar en mi bici' la semana próxima", declaró Armstrong. "No voy a dejar que este problema me detenga. Quizá me quede calvo y no pueda pedalear a la velocidad habitual, pero seguiré en la carretera". El futbolista búlgaro Luboslav Penev superó un cáncer similar y aún juega en la Primera División española.

Armstrong declaró que también desea convertirse en un portavoz de esta enfermedad y ayudar a prevenir casos como el suyo. Dijo que había tenido el testículo hinchado durante anos, pero sin síntomas de dolor o incomodidad. "Existe la posibilidad de que haya competido con un tumor durante toda mi carrera profesional", afirmó Armstrong, que cargó los últimos años con el peso de ser el heredero del otro gran ciclista que ha dado Estados Unidos, Greg LeMond. El ganador de tres Tours se retiró prematuramente debido a una miopatía.

"Ha costado muchos años, pero las mujeres ahora se preocupan del cáncer de mama sin reparos. Sin embargo, los hombres todavía no hablan abiertamente sobre el cáncer testicular", agregó el ciclista. "Si yo me hubiera educado sobre el tema hace cinco años, no me encontraría en esta situación. Hay que fomentar una toma de conciencia mayor. Ese es el problema. La gente no se preocupa hasta que es muy tarde. Es lo que quiero cambiar".

Armstrong ha obtenido esta temporada dos victorias importantes, el Tour DuPont y la Flecha Valona. Pero también falló en las dos pruebas que más codiciaba. Tuvo que abandonar el Tour de Francia, sin ganar ninguna etapa, y se que dó sin gas en el último tramo de la carrera olímpica de Atlanta. Sin embargo, Armstrong afirmó que no cree que el tumor afectara a su rendimiento. "Mis problemas en el Tour tuvieron que ver con mi preparación en mayo y junio", dijo. "Sé que el ciclismo es duro, Siempre he di cho que no viviré tantos años como los demás debido al des gaste que vivimos en el ciclismo. El Tour de Francia no es una prueba para humanos. Pero eso no es algo que te origine un cáncer a la edad de 25 años. Es mi destino y lo tengo que superar. Afortunadamente, la quimioterapia suele dar buenos resultados".

Hasta este año Armstrong representaba al equipo estadounidense Motorola, pero la empresa decidió a mitad de año no renovar su acuerdo y Armstrong pasó al equipo francés Cofidis. Armstrong dijo que por el momento ha recibido el apoyo total del equipo y que no peligra su contrato. Pero también agregó que todo depende de su recuperación en los próximos seis meses. "Lo importante ahora es recuperar, mi salud".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de octubre de 1996

Más información

  • El campeón del mundo de 1993, decidido a luchar para volver a la bicicleta