El paro en EE UU rompe su tendencia a la baja y crece una décima en septiembre

El índice de desempleo de EE UU correspondiente al mes de septiembre pasé del 5,1% al 5,2%, en lo que se interpreta, después de la caída de nuevos pedidos industriales, como una nueva demostración de que la economía no se está recalentando y que la inflación va a seguir bajo control. Los datos ofrecidos ayer por el Departamento de Trabajo suponen la interrupción de una tendencia, la de la creación de nuevos empleos, que se mantenía desde enero. Los indicios sobre la ralentización de la economía estadounidense impulsaron a la Bolsa de Nueva York hasta alcanzar un máximo histórico en 5.992,86 tras subir el Dow Jones 60,01 puntos.

La caída se explica también por algunas modificaciones de calendario en la contratación de enseñantes que han tenido su reflejo en las estadísticas. Aunque había estimaciones que pronosticaban un desempleo del 5,3%, los mercados financieros reaccionaron positivamente a la noticia, porque consideran que contribuye a evitar que la Reserva Federal eleve los tipos de interés oficiales en su reunión del 13 de noviembre.La Reserva dejó intactos los tipos hace diez días para no alterar el panorama antes de las elecciones presidenciales y, sobre todo, porque consideró que, a pesar del crecimiento del 4,7% del segundo trimestre y de la reducción del desempleo al 5,1%, había indicios de que la economía no iba a mantener ese ritmo durante la segunda parte del año. El empleo de septiembre y la caída del 1,9% en los pedidos de todo tipo de manufacturas -la más fuerte de los últimos tres años- parecen confirmar esa valoración, aunque un dato importante para determinar la presión salarial sobre la inflación, la retribución media por hora trabajada, ha seguido subiendo. El incremento anual se encuentra en el 3,5%.

A pesar de todo, el análisis de las cifras de empleo ofrece algunas explicaciones que no tienen que ver con el supuesto enfriamiento económico. Los contratos en la enseñanza, que habitualmente se contabilizan en septiembre, se adelantaron este año a agosto, y supusieron 85.000 de los 241.000 puestos de trabajo creados. "Debido a los cambios en la planificación de las escuelas, hubo una mayor repercusión del empleo de la enseñanza antes de septiembre, lo cual explica tanto la fuerte caída de este mes como las cifras de contratación del verano", señaló Katharine Abraham, del Departamento de Trabajo.

Otro sector que ha notado el reflujo es el industrial, con 57.000 puestos de trabajo menos, después de haber ganado 18.000 en agosto. En los servicios ha habido un pequeño incremento de 10.000 empleos, muy débil si se compara con los 211.000 del mes pasado. Los expertos debaten ahora si la actividad económica va a seguir descendiendo suavemente o si se reanimará coincidiendo con la campaña de Navidad, debido a la solidez del mercado laboral y a la elevada confianza de los consumidores de Estados Unidos.

En cuanto a las grandes cifras, el sondeo de desempleo que el Departamento de Trabajo lleva a cabo en los hogares indica que en septiembre, y debido fundamentalmente a la conclusión. de contratos eventuales desempeñados por estudiantes, el número de parados aumentó en 141.000.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS