Cartas al director
i

Techos abajo

Mientras el Ayuntamiento de Madrid recauda impuestos y busca nuevas fuentes de ingresos, los vecinos de la calle Palafox, número 7, ven mermadas sus comodidades y sus limitaciones se incrementan, pues todo viene de cuando en 1994 los techos de algunas habitaciones de ese número las derribó el casero para declarar en ruinas el edificio en beneficio suyo sin pensar en los inquilinos.En 1996, aparece Urbanismo y decide ir tirando unos techos, lo que no sé si por hacernos la vida imposible o como medida de seguridad. Pero desde la visita de Urbanismo ya no nos falta nada, pues el aire acondicionado lo tenemos asegurado en invierno, pues unos agujeros que hicieron a un patio facilitó ese aire y, además, nunca lo taparon.

También hay animales de compañía como cucarachas, ratones y hormigas, que suelen salir de los techos o entrar de el patio por los citados agujeros del mencionado aire acondicionado.

Asimismo, no hay que olvidar la tierra que se desprende de los techos que al caer sobre los alimentos los estropea en todos sus aspectos.

En definitiva, le doy las gracias a Urbanismo por su gran labor de derribo y al Ayuntamiento por su silencio. Es intolerable la falta de respeto hacia los inquilinos y el poco tacto existente de los funcionarios del Ayuntamiento por solucionar un grave caso que afecta a bastantes personas, que, además, con esta actitud-municipal permite la picaresca y el abuso en perjuicio de ciudadanos honrados-

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 03 de octubre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50