Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ziugánov dice que la situación es explosiva

ENVIADO ESPECIAL "Rusia ha entrado en un proceso acelerado de descomposición", aseguró ayer Gennadi Ziugánov al referirse a la enfermedad y próxima operación de corazón del presidente ruso, Borís Yeltsin. El líder del Partido Comunista de Rusia, que se encuentra en Estrasburgo para asistir a la asamblea del Consejo de Europa, afirmó ayer en una conferencia de prensa: "Mi partido está recurriendo a todos los medios a su alcance para impedir la catástrofe".

Esta amenaza se deriva de varios factores según el líder comunista, entre los que hay que contar la inseguridad en el control de las armas de destrucción masiva en Rusia. "Hemos atravesado la línea roja: desempleo al nivel más alto, consumo de alcohol desaforado con destrucción de la sociedad, aumento de la delincuencia y una industria -civil y militar- desarticulada". Ziugánov se definió como un experto en armas nucleares, químicas y bacteriológicas, y dijo que sabía de qué estaba hablando. "Por eso, la enfermedad de Yeltsin no es un asunto interno de Rusia sino que concierne al mundo entero".

El dirigente comunista manifestó que lo que Rusia requiere en estos momentos es que todos trabajen juntos. "Apoyaré al general Alexandr Lébed en todo lo que haga para garantizar la estabilidad política y la paz social".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de septiembre de 1996