Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Julio Anguita se reafirma en que "el Rey se extralimitó al hablar de la OTAN"

Ni un paso atrás. Julio Anguita salió ayer como secretario general del PCE y coordinador de IU para reafirmarse en su discurso del sábado pasado, y fue más allá al denunciar la existencia de una conjura de los poderes fácticos para imponer una Constitución antisocial. Anguita reivindicó el derecho a criticar al Rey -"se ha extralimitado al hablar de la OTAN", dijo- y reiteró sus advertencias de reclamar la autodeterminación, el Estado federal y la república. Santiago Carrillo y Manuel Fraga mostraron ayer su preocupación por los ataques del líder comunista al consenso constitucional.

Convocó Anguita por sorpresa. Deprisa y corriendo. No para matizar sus declaraciones, sino para reforzarlas con el testimonio escrito del manifiesto de la IV Asamblea de IU. Habló primero en nombre del PCE. Luego se apoyó en textos de IU para contestar a Nueva Izquierda y, en concreto, a Diego López Garrido. Y dijo que ya en la IV Asamblea se aprobó a instancias de Isabelo Herrero (Izquierda Republicana) que se incluyera en el manifiesto de IU la necesidad de "extender el principio de soberanía popular a la determinación de la Jefatura del Estado mediante la instauración de la forma de Estado republicana".Y se preguntó: "¿Pero cuándo he atacado yo al Rey?". Anguita defendió la prudencia y el buen sentido del Rey, pero dijo que "se ha extralimitado al hablar de Maastricht y de la OTAN". "El Rey, con el tema de la OTAN, lo mejor que podía hacer era callarse y, en el tema de Maastricht, callarse. Y si no se calla en estos temas, hombre, que le eche una mano a la justicia en el sentido de todo lo que está pasando. Pero yo creo que es mejor que se calle, cumpliendo su papel constitucional". ¿Quiere usted decir que el Rey ha actuado contra su deber constitucional? "Yo digo que e ha extralimitado", repitió sin perder la sonrisa. Y no fue más allá.

Estuvo irónico, tranquilo y relajado. Dijo que la mayoría de las críticas se habían hecho desde "la ignorancia o desde la manipulación" y preguntó con sorna si a alguien le extrañaba que un comunista fuera republicano. Volvió a repetir los argumentos: hay un incumplimiento de la Constitución cuando se ignoran temas como los de los GAL o cuando se impone un modelo económico lesivo para el pueblo. Por lo tanto, el PCE que dejó relegados principios como la autodeterminación, el Estado federal o la república, se siente liberado para plantearlos como primera reivindicación.

Y dijo más: "Hay otra Constitución no escrita. Otra Constitución que vulnera los derechos incluidos en la de 1978. Es Maastricht, los criterios de convergencia, las políticas que otros poderes económicos quieren imponer día a día". Contra ella irá dirigida la acción del PCE. ¿Y cómo? "Creando un clima de opinión, mediante artículos, conferencias, defendiendo la opción republicana..." Porque la autodeterminación y el Estado federal es algo en lo que ya está trabajando IU. Próximamente presentará, dijo Anguita, sus conclusiones sobre el modelo de Estado una comisión en la que han estado trabajando junto a IC.

No parecía preocupado por el chorreo de las izquierdas y las derechas. "Cuando digo algo sé lo que va a pasar. Y no me asusta". Tal vez porque entre su gente -salvo Nueva Izquierda e IC- encontró apoyo y comprensión. En la presidencia de ayer no habló de estos temas. Otros sí lo hicieron, sobre todo para acusar -sin nombrarles- a los compañeros de Nueva Izquierda de "guiños carrillistas".

El ex secretario general del PCE Santiago Carrillo, uno de los impulsores del consenso que en 1978 dio lugar a la Constitución, entró en la polémica para recordar que "desde los años 30 ningún partido comunista europeo ha puesto en duda el consenso constitucional; es decir, la aceptación del sistema democrático". Carrillo añadió que Anguita "admira más a José Antonio Primo de Rivera que a Marx y a Lenin".

Desde el otro extremo político, otro de los participantes en el pacto constitucional, Manuel Fraga, decía que "es lo más grave que se ha dicho en España en los últimos años", y que esperaba que lo reconociera y rectificara. Manuel Chaves, presidente de Andalucía, le recomendó tomar tila antes de hablar.

La preocupación por la vulneración constitucional llegó incluso al presidente del Constitucional, Alvaro Rodríguez Bereijo, que ayer decía que no era "bueno cuestionar el consenso constitucional", pero pidió que no se sacaran de contexto las declaraciones de Anguita, hechas desde el derecho a la libertad de expresión. El líder comunista rechazó acudir al Constitucional para denunciar incumplimientos de la Carta Magna: "Esto no es un tema burocrático sino político".

Entre tanta algarada, pasó casi inadvertida la reunión de la presidencia de IU en la que se ratificó la comisión -Rosa Aguilar, Pedro Granados, Víctor Ríos y Mariano Santiso- para elaborar junto al PSOE una oposición conjunta. La polémica ha enfriado las cosas y ayer se acordó que se acotara el tiempo de los contactos con el PSOE y los contenidos. Ya no hay en IU tanta prisa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 1996

Más información

  • Carrillo y Fraga reprochan al coordinador de IU la ruptura del consenso constitucional