PP y oposición se alían en Galicia para éxigir cambios en la financiación autonómica

Santiago de Compostela - 12 sep 1996 - 22:00 UTC

El PP gallego asumió ayer buena parte de las tesis del PSOE y el Bloque Nacionalista Galego (BNG) para suscribir una iniciativa conjunta que reclama importantes cambios en el modelo de financiación autonómica planteado por el Gobierno. Los partidos representados en el Parlamento autónomo consensuaron 17 propuestas que exigen fuertes compensaciones económicas para evitar que la cesión del IRPF perjudique a Galícia. En un documento oficial, el propio Ejecutivo de Manuel Fraga advierte que el traspaso de ese impuesto, sin otras medidas correctoras, causaría "la ruptura del equilibrio financiero" entre las comunidades.

La Xunta acudirá a las próximas negociaciones sobre el nuevo modelo de financiación con el aval de un consenso político sin precedentes en los últimos años en Galicia. La oposición socialista y nacionalista sigue recelando de la postura del Gobierno de Manuel Fraga, al que considera subordinado a los intereses nacionales del PP, pero las propuestas aprobadas por unanimidad en la Cámara regional pretenden "mejorar la posición negociadora" de Galicia, como apuntó el, líder del BNG, Xose Manuel Beiras.En las alegaciones que la Xunta presentó la pasada semana al nuevo modelo propuesto por el Ejecutivo central ya se critican profusamente los desequilibrios que generaría la cesión del IRPF. Partiendo de esa tesis, el Gabinete de Fraga logró ayer consensuar con la oposición la exigencia de una serie de medidas compensatorias: una mayor participación de Galicia en los ingresos del Estado, la creación inmediata de un fondo de nivelación de servicios mínimos, la cesión de nuevos tributos -el IVA, así como tasas sobre consumos especiales y matriculación- y la obligatoriedad de que las empresas radicadas en la comunidad paguen allí sus impuestos aunque tengan su domicilio fiscal en otras zonas -podría ser el caso de Unión Fenosa o Endesa-.

El problema de la austeridad

El consejero de Economía, José Antonio Orza, admitió al igual que dirigentes del PSOE, que estas exigencias podrían contradecir los objetivos de austeridad presupuestaria proclamados por el Gobierno de Aznar. Sin embargo, según Orza, las medidas son necesarias para garantizar que Galicia disponga de "suficiencia financiera

Orza eludió precisar si la Xunta votaría en contra del nuevo modelo de rechazarse sus demandas "De momento, tenemos expectativas razonables de que sean atendidas", dijo lacónicamente.En las alegaciones presenta ante el Gobierno central, para discusión en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, el Ejecutivo de Fraga advierte sobre el riesgo de "ruptura del equilibro financiero que no puede ser aceptada".

En cualquier caso, el PP impidió ayer que se aprobase otra iniciativa de socialistas y nacionalistas que pretendía comprometer a la Xunta a plantear un recurso de inconstitucionalidad contra la cesión del IRPF si la Administración central se niega a otorgar finalmente las compensaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 12 de septiembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50