Chaparrita lo arreglaba todo en Pontevedra

Un fraude millonario pone en fuga al dudoso empresario y el PP evita que se indague su relación con el Ayuntamiento

Un chivatazo permitió a José Manuel Ferrería Rey, alias Chaparrita, poner tierra de por medio. La policía le busca por su participación en un fraude de más de 400 millones de pesetas a la Seguridad Social y los grupos socialista (PSdeG-PSOE) y nacionalista (BNG) del Ayuntamiento de Pontevedra quieren esclarecer ahora las vinculaciones de este dudoso empresario con el PP. Chaparrita, contra el que hay una orden judicial de búsqueda por estafa, fraude y cohecho, era un conspicuo agente electoral de los conserva dores y existen claros indicios del trato de favor que recibía en el Ayuntamiento desde hace años. El PP niega que militara en el partido, pero el alcalde pontevedrés, Juan Luis Pedrosa (popular), ha dicho que vetará la constitución de cualquier comisión investiga dora sobre las relaciones del prófugo . con el Consistorio.El PSOE llega más lejos. Insinúa que el Gobierno Civil permitió la huida de Chaparrita. En una pregunta parlamentaria, la diputada socialista, María Jesús Varela señala que dicho organismo se ha visto "obligado a mentir" para que Chaparrita no tenga que explicar ante el juez la información que posee. Según Varela, el gobernador civil, Alejandro Millán Mon, dijo en rueda de prensa que el juez que instruye el caso, Orencio Pérez, le aseguró que "no existian acusaciones" contra Ferrería. Afirma además que la desaparición del empresario "sólo puede ser entendida por un chivatazo del PP o desde la negligencia de las responsabilidades del Gobierno Civil".

Nadie de las parroquias de Lourizán y Estribela, en el municipio de Pontevedra, duda de la capacidad de Chaparrita como conseguidor. "Aquí no se hacía obra sin su consentimiento", declaran varios vecinos.

Propietario de un hostal colindante con la factoría de Ence, en Marín, Ferrería disfrutaba del privilegio del vale. "Un extraño procedimiento que no sé si existe en otros ayuntamientos", explica Baltasar García, portavoz municipal socialista: "El vale consiste en una autorización para comprar, con cargo al Ayuntamiento, suministros para realizar todo tipo de obra . Es un modelo de administracion caciquil"

Ferrería Rey entró en política de la mano de José Rivas Fontán, actualmente diputado por el PP. Rivas lideraba entonces una formación independiente por la que fue alcalde de Pontevedra durante dos mandatos. En el segundo tuvo que dejar la alcaldía a Edelmiro Barreiro por un proceso judicial que concluyó con su absolución por el Tribunal Supremo. Rivas,. Barreiro y Germán de la Iglesia eran las cabezas visibles de un partido que pactó- siempre su política con el PP. Con ellos hizo fortuna Chaparrita.El ahora "desaparecido" ha actuado como intermediario o beneficiario directo de concesiones y adjudicaciones de obras municipales. Consiguió dividir el movimiento vecinal que se oponía a la fábrica de Ence, ha dejado sin pagar una deuda con el Ayuntamiento de 5.200.000 pesetas, por la concesión de la explotación de una cafetería municipal, y ha colocado a cuatro hijos y a una nuera como funcionarios.Antonio Reguera, presidente de la Federación Provincial de Comercio y militante del PP, ha acusado a los anteriores gobiernos municipales de complicidad con el huido. En el Ayuntamiento, según Reguera, "se sabía que Chaparrita pedía entre uno y dos millones a los contratistas por agilizar licencias urbanísticas; es más, iba tanto. por el Ayuntamiento que parecia su propia casa". Y asegura quehay conversaciones grabadas sobre esos tratos. Pero Chaparrita no sólo vendía obras y favores a cambio de dinero y votos. También pensiones de jubilación. Por, ahí le ha venido la ruina.

Un montón de jubila dos comenzó a cobrar una pensión contributiva sin derecho a ella. Veían a Chaparrita el día que el INSS les fijaba para percibir los atrasos y firmaban el cheque -de 900.000 a 3.000.000 de pesetas, un millón de promedio- Chaparrita se quedaba el dinero y ya sólo les visitaba en campaña electoral, para recordarles a quién tenían que votar.

En Arousa, el principal gestor de pensiones era Manuel Fernández Cid, alias Rachote, quien falleció de infarto el 11 de julio tras recibir una llamada telefónica de los hijos de Chaparrita por la que supo que la policía había detenido a la mujer de Chaparrita, Carmen Balcheda -luego puesta en libertad- y que éste se había fugado. Rachote, tratante ocasional de ganado, decía disponer de un amigo en Marín -es decir, Chaparrita- que podía arreglarlo todo"."Hay unas-responsabilidades políticas del Ayuntamiento que no se pueden soslayar", denuncia Fernández Lores, portavoz del BNG. "No ha sido ni es militante del PP", replica Alberto Rodríguez, jefe de prensa de este partido y del Ayuntamiento: "El alcalde conoce fisicamente a Chaparrita porque un día se lo señalaron en la calle. De nada más". "No habrá comisión investigadora. Si conocen alguna irregularidad, que la denuncien en el juzgado", sentencia el alcalde.

Pesiones para todos

Más de un centenar de ancianos gallegos, quizá 200, han recibido un aviso del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) que les reclama la justificación o la devolución de las pensiones que han percibido, algunos desde 1983. Manuel Ferrería Rey, Chaparrita, empezó entonces a ir por las casas predicando que el Gobierno- socialista daba pensiones para todos, aunque no hubieran cotizado a la Seguridad Social: él podía arreglarlo. Eso sí, tendrían que pagarle con lo que les correspondiera de atrasos.El fraude a la Seguridad Social de más de 400 millones se conoció en Vigo a primeros de julio. Como principal implicado en el mismo fue encarcelado el funcionario del INSS Joaquín Fernández Tapias, perteneciente a una familia de gran renombre empresarial en la ciudad. Actualmente se encuentra en libertad bajo fianza de ocho millones de pesetas. Se le acusa de cohecho y falsificación de documentos.Su encarcelamiento se conoció públicamente el día en que el Consejo de Ministros debía nombrar a su hermano Ramón presidente de la Autoridad Portuaria de Vigo. Ramón, que fue director general de Pesca de la Xunta, atribuyó el encarcelamiento de Joaquín a una misteriosa maniobra interna del PP para impedir su nombramiento en Vigo, cargo que todavía no ocupa.

El juez que lleva el caso, Orencio Pérez, mantiene el secreto de las diligencias "para evitar, entre otras cosas, que otros posibles implicados se fuguen [como Chaparrita]", declaró a raíz de cono cerge el fraude. Muchas de las pensiones arregladas por Chaparrita, según se ha podido comprobar, se tramitaban con la cobertura de un convenio entre Argentina y España, como si los beneficiarios hubieran trabajado en aquel país. Joaquín Fernández Tapias trabajaba en el departamento del, INSS que gestiona ese tipo de pensiones.

Cada vez se van conociendo nuevas ramificaciones de esta. red de fraude a la Seguridad Social. En Arousa han aparecido al menos medio centenar de casos y otros en Caldas de Reis y Cuntis, además de la propia capital de Pontevedra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 01 de septiembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50