FERIA DE ALCALÁ DE HENARES

La docilidad de los toros les valío a los toreros

Fue un festejo demediado por mor de unos toritos con hechuras de novillos, que desarrollaron docilidad, invalidez y poca casta. Un picotazo se llevó cada uno y la suerte de banderillas fue un simulacro. Pero con la docilidad se apañaron los toreros y hubo algunos instantes de toreo y su aquel de paladar.Regino Ortés, en el burel de su alternativa, apenas pudo esbozar alguna verónica suelta y tal y cual muletazo, de bella composición. Mató de bajonazo.

Mejoró Ortés en el sexto. Era un inválido que llegó a tumbarse un par de veces durante la faena de muleta. Pero el torero templó bien y, sin poder ligar, corrió la mano con estilo en derechazos y naturales. Y como volvió a funcionarle el espadazo bajo e inapelable, el paisanaje pidió con fuerza dos orejas, que le sabrán a gloria bendita y le harán soñar con hazañas de torería y valor.

Píriz / Rincón, Vázquez, Ortés

Toros de Bernardino Píriz, anovillados, dóciles en general y muy flojos. César Rincón: silencio y palmas. Javier Vázquez: oreja en ambos. Regino Ortés, que tomó la alternativa: oreja y dos orejas. Vázquez y Ortés salieron a hombros.Plaza de Alcalá de Henares, 31 de agosto 3ª corrida de feria. Casi tres cuartos de entrada.

Javier Vázquez entendió bien a sus dos bernardinos y se acopló en sus faenas con fundada técnica. Así como manejó bien el capote en sus respectivas lidias.

El torero madrileño realizó dos faenas construidas con acierto e interpretadas con variedad y ganas de ser y agradar. A su primero le dio tandas de redondos de bella factura. Y a su segundo le enganchó de forma estupenda sobre la mano izquierda. Fue una actuación completa la del Vázquez madrileño.

César Rincón tuvo el lote más inválido y poco hay que reseñar. Unos derechazos templados en su primero y unos lances de recibo, rodilla en tierra, en su segundo, un bernardino de pacotilla. Semejante material era deleznable para interpretar el toreo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS