Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las entidades financieras bajan sus créditos, pero aumentan su margen con el interbancario

Aumenta la diferencia entre el precio del dinero en el mercado interbancario (mibor), en el que las entidades financieras se prestan efectivo entre sí, y los tipos que bancos y cajas aplican a sus créditos desde el segundo trimestre de 1995 al segundo trimestre de 1996. Al analizar este dato, la Asociación de Usuarios de Servicios Bancarios (Ausbanc) llega a la conclusión de que la banca está reduciendo el crédito ante una posible subida del precio del dinero por parte del Banco de España. El caso es que teniendo en cuenta el mibor -no las bajadas de los tipos de interés nominales-, las entidades cobran ahora más caro el dinero prestado y pagan algo más por los ahorros que hace un año.

En el segundo trimestre de 1995, el precio del dinero a tres meses en el mercado interbancario se situaba en el 9,45%, mientras que los bancos, al aplicar unos intereses medios a sus créditos del 11,74%, se beneficiaban con un margen de 2,29 puntos, según datos del Banco de España. Al finalizar el pasado mes de junio, con un interbancario al 7,45% -dos puntos menos que un año antes- los bancos apilcaban unos tipos medios a sus créditos del 9,90%, es decir, un diferencial del 2,45%. El resultado es que la banca ha encarecido su oferta crediticia respecto al mibor en 0,16 puntos, aunque los tipos aplicados a los clientes hayan caído en términos nominales en 1,84 puntos.Las cajas de ahorros han seguido la misma senda, aunque más pronunciada: de un diferencial entre el interbancario y sus tipos activos de 2,40 puntos en 1995 han pasado a un diferencial de 2,92 puntos en 1996, La caída de tipos nominales medios aplicados a su clientela. en este caso, ha ido del 11,85% al 10,37% (-1,48%), pero el encarecimiento respecto al precio del dinero en el interbancario ha subido en 0,52 puntos.

Demanda de crédito

"La no repercusión íntegra de la caída del mibor por el sector financiero en sus operaciones, de activo no es compatible con las frecuentes quejas por parte de los operadores bancarios de falta de demanda de crédito" afirma Jacobo de Salas, consejero de Ausbanc.Pero donde las entidades financieras españolas sí han acompasado más su política a la caída del precio del dinero en el mercado interbancario ha sido en los tipos pasivos, aquellos que aplican a la retribución de los depósitos de sus clientes.

En el caso de la banca, esta caída ha ido desde el 6,27% en 1995 al 5,44% en 1996 (0,83 puntos). En este caso, la diferencia con el mibor ha pasado de 3,18 puntos en junio de 1995 a 2,01 puntos en junio de 1996. Las cajas, por su parte, han pasado de pagar una media del 6,10% al 5,38% en ese mismo periodo. Así, el diferencial respecto al interbancario cambia de 3,35 puntos en 1995 a 2,07 en 1996 (1,28 puntos).

En todo caso, la reducción del diferencial entre lo que cobran las entidades financieras y lo que pagan a sus clientes en términos nominales puede tener su origen en la atonía del consumo, que impulsa las guerras comerciales entre las distintas entidades para hacerse con la escasa demanda de crédito. En el caso de los clientes e pasivo, las entidades financieras se venían aprovechando e una clientela muy fidelizada o que era penalizada por deshacer un depósito comprometido a plazo fijo, aunque su retribución dejase que desear.

Jacobo de Salas considera, por su parte, que "se han tomado conclusiones estratégicas de reducción del crédito por temor a una subida de tipos de interés". Y ello debido, por una arte, a "Ias reticencias de la autoridad monetaria a una basada en el precio oficial del dinero, no descartándose incluso subidas concretas", y, por otra, que "Ia falta de contención del déficit público, así como su eventual subsanación por la vía de los impuestos indirectos, producirán un efecto inflacionista cierto, que obligaría al Banco de España a una subida de los tipos de interés".

. El este sentido, el repunte del crédito interno a empresas y familias el pasado mes de julio -3% sobre julio de 1995, con una tasa interanual del 7,5%- sería producto más de factores estacionales -gastos vacacionales, etcétera- que de una tendencia de crecimiento definida, algo que el banco emisor no considera. "El crédito destinado a personas físicas", señalaba el Banco de España, refiriéndose al segundo trimestre del año, "continúa el proceso de desaceleración", mientras que el crédito a empresas "mantuvo un crecimiento ligeramente inferior".

Activos y pasivos

El caso es que su política respecto al coste de créditos y pagos por depósitos ha permitido a bancos y cajas absorber parte del estrechamiento del diferencial nominal entre sus tipos activos y pasivos. En el caso de la banca esta diferencia ha caído de 5,47 puntos en 1995 a 4,46 en 1996: -1,01 puntos; en el caso de las cajas, el descenso ha sido de 0,76 puntos durante el periodo de referencia, al pasar de 5,75 puntos en 1995 a 4,99 puntos este año.Este estrechamiento entre el precio al que toman y prestan dinero las entidades ha llevado al gobernador del Banco de España, Luis Ángel Rojo, a lanzar alguna advertencia sobre el riesgo de que el sector quede con escaso margen de maniobra en su negocio básico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 1996

Más información

  • Ausbanc dice que la banca reduce los préstamos por una posible subida del precio del dinero