Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Paraíso perdido

Cuando vine a vivir al barrio San Ignacio de Loyola hace unos 13 años, era casi un paraíso, comparado con la zona donde habitaba anteriormente.Pero en los últimos años, se ha degradado por los siguientes Motivos:

Los helicópteros de la base de Cuatro Vientos producen un ruido espantoso al pasar por encima de las viviendas, a muy baja altura, las maniobras que realizan en el helipuerto se oyen desde mi casa, a más de un kilómetro. En las viviendas situadas junto al mismo, no sé cómo lo pueden soportar.

Un helicóptero da vueltas continuamente desde Aluche a Cuatro Vientos, por las mañanas: ¿con qué misión? Muchas motos pasan por la calle de Mirabel, en dirección a General Fanjul, a gran, velocidad, haciendo un ruido enorme, sin luces encendidas ni puesto el casco.

Los parques están llenos de defecaciones de perros y cristales de botellas rotas.

A los jardines situados al final de la calle de Mirabel, casi constantemente, acude. gran cantidad de perros, al mismo sitio, la mayoría sueltos, que, con sus ladridos y los gritos de sus dueños llamándolos, es una molestia continua, a pesar de la prohibición de que los perros entren en zonas ajardinadas en las que, por supuesto, defecan y orinan.

Y la pareja de la Policía Municipal de barrio ¿dónde estará? Probablemente, todo esto influye para que en sólo tres bloques de viviendas, juntos, haya ocho pisos que se venden o alquilan.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de julio de 1996