Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Sólo nos queda rezar

Comentario a la noticia que apareció en la página 5 de la sección Madrid de EL PAÍS, el pasado 19 de junio de 1996, bajo el titular: Sólo dos alcantarillas se atascaron por la tormenta.Al señor Félix Cristóbal, director de saneamiento del área de Medio Ambiente del Ayuntamiento. Señor Cristóbal, sus datos son erróneos. La próxima vez que se produzca una tormenta similar a la del lunes 17 de junio de 1996, visiten la zona Pardo de Aravaca-Valdemarín. Las alcantarillas no absorbieron ni con mucho el agua de la tormenta del lunes. Parte importante del agua resbaló inundando las calles, y otra parte la absorbieron locales y sótanos que tienen el desagüe conectado con las alcantarillas.

Le recuerdo a usted que las tormentas de hace casi un año inundaron totalmente parte de las viviendas existentes en esta zona, causando desperfectos cuantiosos. Recemos porque este año no se repita algo similar a lo de hace un año, pues en caso contrario se volverán a reproducir estas inundaciones.

Sólo nos queda rezar. El Ayuntamiento, en vez de tratar de adecuar sus instalaciones para que no se repitan una y otra vez desperfectos en los bienes de los madrileños, aprueba planes de expansión en el número de viviendas de la zona, cuando las instalaciones existentes no dan el servicio mínimo adecuado a los habitantes actuales.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de julio de 1996