Entrevista:

"Estoy comprometida con un nuevo Gobierno conservador"

Nacida hace 42 años en el barrio madrileño de San Bernardo, donde está ubicado el Ministerio de Justicia, Margarita Mariscal de Gante, madre de dos hijas, de 19 y 16 años, tiene como misión prioritaria "desapoderar" al Ejecutivo de competencias que todavía retiene y que la ex vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) quiere entregar al órgano de gobierno de los jueces. Procedente de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), mayoritaria y conservadora, desea cambiar la elección del consejo, a punto de ser renovado por el Parlamento.Pregunta. ¿Qué le pedirá al Consejo del Poder Judicial?

Respuesta. Nada. En cambio, le voy a ofrecer ' una ley que desapodere al Ejecutivo de competencias que retiene y que deben atribuirse al consejo..

P. ¿Como cuáles?

R. El estatuto administrativo y disciplinario de los secretarios judiciales. También se reconsiderará la intervención del Ejecutivo en materias que afectan de manera directa al funcionamiento interno de los órganos judiciales.

P. Sobre la renovación del Poder Judicial, se atribuye al PP dependencia de la APM en la negociación de los candidatos judiciales. ¿Es así?

R. La cuestión sigue en sede parlamentaria. No puedo ni debo pronunciarme.

P. .¿Puede subsistir el delito de no prestación del servicio militar para un Gobierno que proyecta suprimir la mili?

R. Lo que subsiste es el Código Penal, que no fue votado sólo por el Gobierno y que, mientras esté en vigor, hay que aplicar.

P. Le han elogiado su iniciativa di hacer depender a la. Policía Judicial sólo de jueces y fiscales. Pero ¿acepta Interior que el poder judicial se encargue del régimen disciplinario, ascensos, cambios de destino y demás de los miembros de la policía judicial?

R. Estamos hablando los dos ministros sobre esos temas. Ésa es una de las ventajas de que Justicia e Interior estén separados, porque se puede dialogar desde las dos perspectivas.

P. Usted no parece dar prioridad a las reformas procesales para modernizar y agilizar la justicia.R. Pero ya se está trabajando en la reforma procesal civil. En la contencioso administrativa tendremos en cuenta el proyecto de ley heredado. Para mí la clave es trabajar, más que adelantar acontecimientos.P. Sin embargo, usted se ha apresurado a promover una ley que exija tres años de excedencia forzosa a los jueces que regresan de la política. ¿Cree que ésa es la medida más urgente para solucionar los males de la justicia?R. No es que sea la más urgente; lo que pasa es que se trata de una medida muy concreta.P. En el último Consejo del Poder Judicial usted fue delegada territorial para Madrid. ¿Qué hizo para mejorar su funcionamiento judicial?R. Entre otras cosas, contribuí a la creación de 10 nuevos juzgados civiles.P. Pero es reacia a la especialización de los juzgados civiles y a los servicios comunes.

R. Es que yo creo que han sido un fracaso. Se ha acumulado el personal, pero no se ha agilizado la administración de justicia.

P. Usted ha sido juez civil y ahora es ministra. ¿Sabe, como promedio, cuánto cuesta al Estado un juzgado o un proceso civil?

R. No tengo ni idea. Podría dar una cifra, pero prefiero decir la verdad: no lo sé.P. Según el Defensor del Pueblo, el absentismo del personal de los juzgados ha llegado al 40% en algunas ciudades. ¿Qué medidas tomará para atajarlo?

R. Si los datos se ratifican, no tenga duda de que el ministerio tomará medidas.

P. ¿Cree que el personal de los juzgados, incluidos los secretarios judiciales, debe fichar?

R. No sólo se trata de un problema de fichar, sino de un concepto general del control del horario, al que en mi departamento se, entiende que no deben ser ajenos los secretarios judiciales. Además, ésta no es una postura nueva, sino que ya, desde el CGPJ, tuve ocasión de pronunciarme al respecto y elaborar un informe, estableciendo la incorporación de los. secretarios al sistema general de control.

P. ¿También habría que incrementar la exigencia de responsabilidades a los jueces?

R. Tal vez una mejor definición de los tipos de faltas, que en la reforma de 1994 tampoco se ha: hecho.

P. Desde esta casa sólo en una ocasión se ha repercutido sobre el juez responsable la indemnización por anormal funcionamiento judicial pagada por el Estado.

R. Cuando la mayoría de los jueces tenemos un seguro es que se está pensando en la responsabilidad patrimonial que se nos puede exigir. La palabra la tiene el Servicio Jurídico del Estado, que es el mejor bufete de abogados.

P. Usted tiene claro el cambio del sistema de elección del CGPJ, para que los jueces elijan, 12 de los 20 vocales. ¿Cree que CiU y PNV apoyarán su criterio?

R. Tengo la obligación de intentarlo, porque estoy convencida de que ese sistema es mejor que el actual.P. ¿Ya ha hecho gestiones?

R. Hablé con el presidente de CiU, Jordi Pujol.

P. ¿Y qué le contestó?

R. Me escuchó, pero no me dio una respuesta.

P. En el Poder Judicial, usted fue vocal encargada de asociaciones. ¿Puede definir con una sola palabra la orientación pública de cada una de ellas?

R. Con una palabra es muy difícil. Todas tienen algún referente político, aunque tratan de preservarse. Podría definirlas como de derecha, izquierda y centro, pero esos términos están tan superados... Llamar profesional a la APM no vale, ¿no?

P. Sería meter lo definido en la definición.

R. Yo veo a Jueces para la Democracia como la asociación cambiante, porque cada dos años suele cambiar el secretariado y se reconvierten los planteamientos asociativos. La Francisco de Vitoria la llamaría haciendo el cambio, porque tiene una ejecutiva muy renovada. La APM la veo ampliándose, en ampliación.

P. ¿Quiere decir creciente?

R. Sí, sí, creciente. Y a la Unión Judicial Independiente la veo localista, por su implantación en Madrid.

P. A usted, que perteneció a la APM, ¿le molesta que le llamen conservadora?

R. Depende de cómo me lo llamen. [Se ríe]. En este momento yo entiendo que quienes tienen que conservar son los que se han ido del Gobierno. Yo, en cambio, soy innovadora. Pero en cuanto a la denominación ideológica clásica, a mí no me molesta que me llamen conservadora si quien me lo dice cree que el conservadurismo no es malo.

P. ¿Cómo se define usted políticámente?

R. Estoy comprometida con un Gobierno conservador e intentaré sacar adelante su programa.

P. ¿Le preocupa o le estimula la presencia de socios del Opus De¡ en la Administración?

R. No me lo he planteado. Depende de lo que nos propongamos hacer. Además, es que no sé quienes son o no socios del Opus Dei.

P. ¿Qué medidas puede aportar una mujer de las que nunca se le ocurrirían a un hombre en un Ministerio de Justicia?

R. Orden [se ríe].

P. ¿Orden y mando?

R. No, no, no. Orden quiere decir compatibilizar el trabajo con el respeto a la vida privada, que la gente tenga una vida aparte del trabajo. Ese es un criterio femenino. Los hombres todo lo arreglan en las comidas y en las cenas.

P. ¿Qué aporta la mujer a la judicatura?

R. Normalidad. Si las mujeres somos un 51% de los españoles, no es lógico que hubiera campos en los que la mujer no existiera.

P. Pero ¿qué aportan las mujeres cuando juzgan?

R. Toma menos distancias. La mujer es más cercana que el hombre.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS