Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Catorce artistas 'violan' el Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona

El centro acoge tres exposiciones relacionadas con la arquitectura

Se trataba de que una serie de artistas tomara al asalto el impoluto edificio del Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona (Macba), de Richard Meier. Algunos, efectivamente, lo han hecho de forma violenta. Han horadado paredes, grapado muros, desmontado fachadas o agrietado suelos. El resultado de todo ello son 14 instalaciones de otros tantos artistas que, bajo el título Miradas, se inauguran esta noche en el Macba. Miradas se presenta al mismo tiempo que Light construction, exposición que revisa el estado actual de la arquitectura contemporánea, y que una monográfica del artista francés Georges Rousse.

Todas estas exposiciones se enmarcan en las actividades paralelas al XIX Congreso de la Unión Internacional de Arquitectos, que el próximo miércoles se inaugurará en Barcelona.Miradas y Georges Rousse plantean múltiples reflexiones sobre la relación entre arte y arquitectura, pero Light construction es una exhibición dedicada estrictamente a esta disciplina que pretende no sólo mostrar sino también analizar el camino actual de la arquitectura contemporánea.

Terence Riley, director del departamento de Arquitectura del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MOMA), entidad que organiza la exposición, explica que los edificios actuales recuperan algunos elementos clásicos del movimiento moderno, pero desde una perspectiva más distante y sofisticada, con lo que el efecto es de ingravidez y transparencia.

"Antes se buscaba el significado del edificio en la forma, y ahora se busca en la superficie, en la piel de la arquitectura", indica Riley, que ve relación entre algunos de estos edificios y los tatuajes ya que las fachadas suelen ser semitransparentes para insinuar a través de dobles cristales, alabastro o sofisticados juegos de luces la estructura interna del edificio. La exposición presenta mediante maquetas, fotografías y transparencias un total de 33 proyectos procedentes de 10 países; entre aquéllos figuran, por ejemplo, la Fundación Cartier de Jean Nouvel (París, 1994), el aeropuerto internacional de Kansai, de Renzo Piano (Osaka, 1994), la torre de los vientos de Toyo Ito (Yokohama, 1986-1995) y el gimnasio municipal de Simancas, de Iñaki Ábalos y Juan Herreros (Valladolid, 1991).

Esta piel del edificio es, precisamente, lo que ha intentado desmontar la artista Magdalena Jetelová en Miradas. La exposición consiste en una serie de instalaciones repartidas por todo el edificio que abarcan desde el puente suspendido en el vacío que une el museo y las casas vecinas de Tadashi Kawarnata a la caseta de oficinas suspendida sobre dos vigas de acero que atraviesan los muros del museo de Richard Wilson.

Además de los citados, figuran en la exposición Rosie Leventon, Pipilotti Rist, Michel Verjux, Richard Venlet, Terry Smith, Daniel Buren, Perejaume, Montserrat Soto, Fortuny / O'Brien, Igriasi Aballí y Craig Wood.

Por último, la pequeña exposición de Georges Rousse muestra una serie de fotografías de espacios abandonados en los que el artista pintó formas geométricas que, una vez fotografiadas, parecen esculturas suspendidas en el aire.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de junio de 1996