Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Internacional Socialista encargará González la reforma de la organización

Felipe González no acudió a la cita de Florencia, pero su fantasma planeó sobre los preparativos de la cumbre continental. Sus correligionarios europeos pidieron que el secretario general del PSOE presida la comisión que, a partir del próximo otoño, será la encargada de reformar la Internacional Socialista y prepararla con vistas al ya inminente siglo XXI.

La decisión será formalmente tomada en septiembre, en Nueva York, durante el congreso de la Internacional Socialista, pero el jueves por la noche quedó claro que goza de un amplio consenso, al menos entre los líderes socialistas europeos que se reunieron en la capital de Toscana para aunar posturas ante la cumbre comunitaria. Felipe González resolvió a última no asistir a esta reunión socialista en Florencia.En la cena que celebraron ese día los responsables del Partido de los Socialistas Europeos, varios ooradores, como el canciller austriaco, Franz Vranitzky, o el primer ministro holandés, Wim Kok, se pronunciaron por que el ex jefe del Gobierno español. encabece la comisión para reformar la Internacional Socialista, "Es el momento óptimo para que nuestra organización dé un gran paso adelante evitando todo riesgo de eurocentrismo", afirma Raimon Obiols, secretario de Política Internacional del PSOE.

A mediados de marzo, el presidente de la Internacional Socialista, el ex primer ministro francés Pierre Mauroy, viajó a Madrid para ofrecer su puesto a un González que acababa de perder las elecciones legislativas, pero éste declinó la oferta a pesar de que varios partidos socialistas europeos y latinoamericanos también se lo habían sugerido. A principios de este mes, el líder del PSOE confirmó en la madrileña Casa de Campo que había renunciado a asumir en septiembre la presidencia de la organización que reagrupa a los socialistas.

Sus correligionarios no se dieron por vencidos. Ahora proyectan proponerle para la comisión más importante de la Internacional Socialista. Las intervenciones en este sentido de Vranitzky y Kok son reveladoras de un sentimiento bastante generalizado incluso entre partidos del Tercer Mundo, que se plasmará en un acuerdo en Nueva York.

González se halla, esta vez, dispuesto a aceptar el ofrecimiento. La tarea será menos acaparadora que la presidencia de la Internacional Socialista y durará menos tiempo. "En algo más de un año podría haberla acabado", asegura Obiols.

Camino de Nueva York, en septiembre, es probable que el secretario general del PSOE vuelva a pasar por el Cono Sur de Latinoamérica, especialmente por Santiago y Montevideo. En noviembre regresará a la capital uruguaya para inagurar un seminario organizado por The Economist sobre las relaciones entre la Unión Europea y Mercosur.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de junio de 1996

Más información

  • La comisión presidida por el líder del PSOE echará a andar este otoño