Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mahou abandona tras 60 años el paseo Imperial para instalarse en un pequeño pueblo de Guadalajara

Otra gran industria que se mar cha. Si la pasada semana la multinacional francesa Álcatel, dedicada a las telecomunicaciones, hacía pública su intención de abandonar Torrejón de Ardoz (88.200 habitantes) camino de Toledo (véase EL PAIS del 5 de junio), ahora Mahou, cervecera implantada desde hace 60 años en el paseo Imperial de Madrid, se traslada al municipio guadalajareño de Alovera (1.370 habitantes). Un portavoz de Mahou negó ayer que el traslado se lleve a cabo por razones de mejor fiscalidad en Castilla-La Mancha (el denominado efecto frontera), sino "por motivos de productividad". Una argumentación semejante a laque ofreció Alcatel.

Antes del 2001

"Mahou abrió hace tres años", comentan desde la cervecera, "una planta en Alovera y ahora está dispuesta a trasladar a la mayoría de sus 1.370 trabajadores a este nuevo lugar de trabajo antes del 2001. La decisión fue tomada hace unos diez años y ahora se liará efectiva".

Pero no todos se irán. Mahou quiere reducir su plantilla en 378 personas. Para lograrlo fomentará las jubilaciones y las prejubilaciones voluntarias a los 58 y 59 años. Se calcula que 396 trabajadores están en condiciones de aceptarlas. "De esta manera, se compensaría el total de los excedentes laborales existentes", dicen. Los sindicatos CC 00, UGT y CTI no lo ven igual. Han convocado varios días de paro durante este mes por lo que consideran "un intento de incumplir los acuerdos adoptados en 1994, 1995 y 1996 en relación con el trásládode la producción a Alovera". Elevan la cifrá de despidos a 500 trabajadores y no están dispuestos "a tolerar la ruptura de los acuerdos ni que se ponga en peligro la estabilidad en el empleo de la plantilla". Según los representantes de los trabajadores, "Mahou es una de las empresas más rentables del país y la primera del sector cervecero. Y lo único que pretende con esta medida antisocial es incrementar aún más sus escandalosos beneficios a costa de crear más paro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 18 de junio de 1996