Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matas, elegido presidente de Baleares por mayoría absoluta, sin el voto de Marí

El Partido Popular de Baleares resolvió anoche parte de la crisis política e institucional de la comunidad autónoma al lograr elegir en el Parlamento balear, en segunda vuelta, a Jaume Matas como presidente del Gobierno regional. Matas será el tercer presidente desde las elecciones de mayo de 1995, pero no tiene asegurado que pueda gobernar siempre con el apoyo de los 31 diputados de su grupo (sobre los 28 de la oposición), según las manifestaciones de al menos cuatro de los asambleistas populares de que actuarán "vigilantes" y contrarios a "propuestas involucionista".La elección fue un acto de simple matemática política, una votación nominal que duró cinco minutos. No hubo discursos ni nuevas aportaciones al debate respecto a la frustrada primera sesión de investidura del pasado miércoles, en la que el grupo popular, que tiene la mayoría absoluta en el archipiélago, fue incapaz de apoyar unánimemente a su candidato.

Aunque bastaba la mayoría simple, ayer Matas recibió un voto más que el primer día y obtuvo la mayoría absoluta que le negaron dos diputados críticos -Joana Aina Vidal y Joan Marí- que ejercieron en el primer pleno la abstención. Sólo Marí mantuvo su posición distante y negó el apoyo a Matas porque no logró de él públicas explicaciones sobre "quien y por qué se derrocó al anterior presidente Cristófol Soler".

Marí aseguró haber recibido presiones de la cúpula nacional y ratificó que "desde Madrid me ofrecieron cargos (delegado del Gobierno en Ibiza y Formentera)" para cambiar su actitud, y puso de nuevo su escaño a disposición del PP que actuará en sus cauces interrios en la próxima semana. "Nunca seré tránsfuga", concluyó.

Por otra parte, Cañellas conoció ayer que el fiscal jefe del Tribunal Superior de Baleares, ha informado a favor de su declaración como imputado en el caso Calviá, aunque al mismo tiempo el fiscal opina que el posible cohecho ya ha prescrito. El juez José Castro se inhibió del sumario por entender que Cañellas conoció o autorizó el intento de soborno con 100 millones de pesetas, en 1992, de un concejal del PSOE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de junio de 1996