Medio millón de mujeres son víctimas del tráfico sexual en Europa

La trata de blancas es mas segura que el contrabando de droga

Entre 200.000 y 500.000 mujeres son víctimas del tráfico sexual organizado por las mafias en Europa. Se trata sobre todo de mujeres procedentes de Europa del Este, que han ido sustituyendo al tráfico de mujeres procedentes de América Latina o Asia. Este negocio es más lucrativo y menos peligroso para las mafias que el contrabando de droga. Estas son algunas llamadas de atención sobre este problema lanzadas ayer por la comisaria europea que se ocupa de los asuntos de Inmigración, Anita Gradin.

Gradin presentó ayer en Bruselas la Conferencia sobre la Trata de Mujeres que organizará en Viena los próximos días 10 y 11 de este mes la Organización Internacional para las Migraciones (OIM).La comisaria afirmó que se trata de "un tráfico muy lucrativo, cuyas sentencias judiciales son mucho menores que las del tráfico de drogas" y puso a su propio país, Suecia, como ejemplo: el tráfico de drogas se castiga con penas de 10 a 12 años de cárcel y el tráfico de mujeres, con uno o dos años.

Uno de los grandes interrogantes que plantea este problema es la propia definición de trata de mujeres. La OIM defiende que en lo que se refiere a la trata de mujeres a nivel internacional ésta se produce cuando se cumplen cuatro condiciones: que se cruce una frontera internacional, que intervenga un intermediario (sea para suministrar información, papeles de identidad u otra documentación sea falsa o robada, medios de transporte, guía, etcétera), cuando hay dinero que cambia de unas manos a otras y cuando la entrada o la estancia en un país es ilegal.

Explotación fácil

"Esta definición describe esencialmente la trata como un proceso migratorio", señala la Organización Internacional de Migraciones. "Nada en esta definición hace pensar que el migrante víctima de la trata sea necesariamente explotado en el país de destino o sea transportado a la fuerza y bajo amenazas. Sin embargo, en la práctica ocurre a menudo que un migrante que ha recurrido a los servicios de un traficante sea objeto de una cierta forma de explotación, como el trabajo forzado o sin contrato y en la economía sumergida", señala. "Los migrantes víctimas de la trata son habitualmente condenados a la clandestinidad y a la marginación en el país de destino, lo que hace muy fácil su explotación por parte de los traficantes", señala esta organización.A este tráfico se añade el problema, aún más grave, de las mujeres que siendo objeto de este tráfico ilícito, son obligadas a practicar la prostitución. En este caso, no siempre es necesario que se cumplan las condiciones de la trata de migrantes para considerar que sea un problema de trata. La OIM señala la conveniencia de distinguir entre la prostitución forzada y la prostitución voluntaria. "La trata de mujeres para su explotación sexual no es más que una faceta de la trata de seres humanos en general. La trata de mujeres no sólo tiene por objeto la prostitución, sino todo un abanico de actividades. Por ejemplo, el tráfico de mujeres para matrimonios tiene por objeto, muy a menudo, una auténtica esclavitud sexual", advierte la OIM.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de junio de 1996.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50