La mejor mezcla para el whisky

Antonio Beteta acompaña sus comidas con agua... del Canal de Isabel II, la institución que preside. "Es la mejor", dice. Su gerente, Ricardo Domínguez, explica que las condiciones del terreno influyen en la calidad del agua que consumen los madrileños. El cuidado con que se trata en las plantas hace el resto.Beteta se ufana con un dato: "En un congreso internacional, los catadores consideraron al agua del Canal de Isabel II como la tercera mejor para mezclarla con whisky".

Domínguez es capaz de distinguir la calidad de las distintas aguas que recogen las cuencas de Madrid. "Las mejores son las que provienen del embalse de El Vado, en la cuenca de El Atazar. Es una cuenca muy limpia, con mucha cuarcita y granito a la vista. Hay una diferencia de matiz importante con el agua del Lozoya, que siempre ha tenido fama de ser la mejor".

Más información
El embalse de El Atazar rebosa salud además de agua

Los dirigentes del Canal explican que el agua más fina sale, por los grifos de los domicilios del norte, los que están más próximos a los embalses.

Para que no haya problemas, el Canal tiene distribuidos por la ciudad a los pitufos, que cuidan del buen estado del agua que sale por los gritos. "Son unas cajas pequeñas de color azul con un robot en su interior que toman muestras del agua de las tuberías de la ciudad y envían sus análisis a nuestro centro de control".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS