Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Con el arma favorita

La torrija. La meta próxima y más nervios que nunca. El Atlético de los primeros 20 minutos fue irreconocible. Todo lo hacía mal, desde la colocación en el campo hasta el manejo del balón. Algunos de sus jugadores fueron auténticos zombies.

El perdón. El Tenerife salió fuerte, animoso y acertado. Presionó con genio para arrebatar el balón a sus desconcertados rivales y jugó realmente bien en esa primera fase del partido. Casi salió a llegada de gol por jugada. Pero falló en el remate. Ocasiones realmente clamorosas se fueron al limbo. Cosas del fútbol, cosas de la suerte. Cosas del ángel de la guarda de Molina, que ayer estuvo desastroso recibió ayuda sobrenatural.

El parón. Pantic aprovechó una entrada por detrás de Juanele para hacerse el muerto un buen ratito y enfriar las cosas; Antic aprovechó para dar órdenes sobre la colocación de la defensa; Simeone aprovechó para despertar a los zombies. Cuando Pantic se puso en pie, el partido empezó a ser otro. El Atlético volvió a colocar la defensa donde debe, se despertó, elevó el ánimo y dejó de ser un títere para recuperar su aire de equipo organizado.

Más información
Neptuno debe esperar

Dos velocidades. Aún a raíz de restablecerse el Atlético, el Tenerife mantuvo una ventaja: la velocidad. Al Atlético se le hace muy dura esta rampa final de la Liga. Pero le mantiene en pie la fuerza mental. Y gracias a eso, a su constancia, salvó un punto.

A balón parado. Córner desde el costado izquierdo, sacado por Pantic; tumulto en el primer palo. La jugada favorita del Atlético. Llegó el empate, un empate que vale mucho.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS