Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ex concejal de Getafe acusado de corrupcion afirma que era "un mandado"

El ex concejal de mantenimiento del Ayuntamiento de Getafe (144.600 habitantes), el socialista José Antonio Serrano, rompió ayer un silencio que duraba dos años para proclamar su inocencia "al cien por cien" en el llamado caso Álvarez Arana. La Fiscalía de Madrid acaba de solicitar ocho años de cárcel para él y otros tantos para el empresario Enrique Álvarez Arana por entender que hay indicios suficientes de que el primero cobró cerca de diez millones de pesetas en comisiones del segundo, a cambio de adjudicaciones de obras (véase El País Madrid de ayer).A lo largo de una conversación telefónica de casi dos horas, Serrano negó su participación en las adjudicaciones del Consistorio getafense a Praper y Aucarán, las dos empresas de Alvarez Arana. "Yo era un guindilla en el Ayuntamiento", recordó. "No estaba en la comisión de gobierno ni podía firmar nada, porque tampoco soy funcionario. Si alguien ha cometido algún error, será el secretario o la comisión de gobierno". Más tarde, especificó: "Mantenimiento era una sección, no un departamento. Y el jefe de ese departamento era Jesús Neira. Yo soy un mandado". Neira fue concejal de Urbanismo hasta 1995.

PASA A LA PÁGINA 3

"Repartiré a diestro y siniestro cuando sea absuelto", dice el ex edil de Getafe

1

Pese a las imputaciones del fiscal, Serrano se mostró "superconvencido" de que saldrá "absuelto y limpio" del proceso judicial y entonces podrá "repartir a diestro y siniestro". "Cuando sea absuelto, id sacando los machos", advirtió en tono desafiante. Y terminó confesando: "Quiero ir a juicio porque yo ya voy a, por dinero". ¿De quién? "De la Administración, de los medios de comunicación y de algún partido político. Yo no puedo ir de gilipollas por la vida. Tengo 51 años y me han fundido".

Serrano anunció, incluso, su deseo de "volver al partido [socialista] y con mucha fuerza", pese a que ahora mismo está suspendido de militancia. "No he tenido oportunidad de explicar nada en el partido, ni en Madrid ni en Getafé", se lamentó. "Me ofrecí, pero no he podido". El ex edil demostró sentirse dolido con el alcalde, Pedro Castro, desde que éste declaró en el desaparecido La Información de Madrid: "No hay palabras para expresar mi decepción". "¿Es normal que un alcalde diga eso?", se preguntaba ayer Serrano. "Yo me he ido y otros se han quedado, y en su momento habrá su merecido para todos". "Hay políticos y políticos", matizó. "Y hay diferencia entre Pedro y Antonio [Alonso, portavoz del PSOE y primer teniente de alcalde]. Antonio está conmigo".

Un chalé

El fiscal también ha encontrado pruebas de que Álvarez Arana le construyó gratuitamente a Serrano, "a instancias de éste", un chalé en Ugena (Toledo), valorado en unos 26 millones de pesetas. "Falso", repuso ayer Serrano. "A Arana sólo le debo la valla, 510.000 pesetas, y como se fugó de Getafe no se las pude pagar". ¿Y los numerosos ex trabajadores de Praper y Aucarán que detallaron ante el juez las obras realizadas? "Mienten", sentenció. "Arana los ha comprado. Tengo pruebas. Uno, en concreto, tendrá que explicar cómo le dieron tres millones de pesetas. Se van a cagar por las calicatas abajo (sic)". Sobre los regalos que supuestamente recibía, precisó: "¿A quién no le dan una botella de vino el día de Nochebuena?".

Serrano se mostró enormemente receloso sobre el funcionamiento de la justicia. "Como [la juez] metió la pata el primer día llevándome por delante con 30 millones [de fianza], es difícil dar marcha atrás", dijo.

Por último, el ex concejal expresó sus dudas sobre la autenticidad de los manuscritos que dejó Álvarez Arana en Getafe cuando abandonó la ciudad, arruinado (mayo de 1993), y en los que confesaba los diversos pagos que efectuaba para conseguir adjudicaciones. "Ahí hay letras distintas", vaticinó Serrano, "pero en el juzgado me han negado por tres veces que los manuscritos fueran analizados por los calígrafos de la Guardia Civil".

El equipo de gobierno socialista rehusó hacer comentarios y se limitó a proclamar su "respeto a la justicia".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de mayo de 1996

Más información