Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Roldán se autoinculpa en el secuestro y asesinato de Lasa y Zabala

El ex director general de la Guardia Civil Luis Roldán declaró ayer como imputado ante el juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez de Liaño y se autoinculpó de estar implicado en el secuestro y asesinato de los presuntos etarras José Antonio Lasa y José Ignacio Zabala, en 1983. El martes de la semana pasada, el ex jefe de la Guardia Civil implicó ante el juez Baltasar Garzón a los ex guardias civiles del cuartel donostiarra de Intxaurrondo Enrique Dorado Villalobos y Felipe Bayo en el doble secuestro y asesinato. Previsiblemente, Roldán declarará de nuevo hoy ante este magistrado.

El ex director general de la Guardia Civil declaró ayer durante cuatro horas, en calidad de imputado con el fin de asegurar su derecho de defensa, en el sumario Lasa-Zabala. El juez Gómez de Liaño calificó de secreta esta declaración para todas las partes, excepto para el fiscal, así como aquellas diligencias que pudieran practicarse de ella. El magistrado no adoptó ninguna medida cautelar, ni el fiscal la pidió, contra Roldán, que no habría incurrido en encubrimiento, sino en omisión del deber de socorro a la justicia.Gómez de Liaño no ha declarado secreto el sumario ni, consecuentemente, las citaciones y los careos que en ese proceso se realizarán a partir de mañana, entre otras la declaración como imputado del general Enrique Rodríguez Galindo, que fue el responsable del cuartel de Intxaurrondo.

Gómez de Liaño ha solicitado a Garzón que le remita testimonio de la declaración de Roldán sobre el asesinato del etarra Ramón Oñaederra, aunque previsiblemente el juez central número 5 no la entregará hasta que no se levante el secreto de las actuaciones en las que investiga este asesinato, ocurrido el 19 de diciembre de 1983 en el bar Caiette, de Bayona (Francia).

Roldán declaró ante Garzón que el ex secretario de Estado para la Seguridad Rafael Vera, y el abogado Jorge Argote le habían pedido que organizase un grupo para eliminar a los guardias civiles Dorado y Bayo, según informó ayer El Mundo. Según este relato, Vera y Argote estaban preocupados porque los ex agentes de Intxaurrondo sabían mucho de la guerra sucia.

El ex jefe de la Guardia Civil debe acudir también mañana a la audiencia, previsiblemente para mantener un careo con el teniente Pedro Gómez Nieto, ex jefe del grupo Omega, que trabajaba directamente bajo sus órdenes.

Por otra parte, la Secretaría de Causas Especiales del Tribunal Supremo recibió ayer la petición de los abogados de Roldán para que éste declare en el caso GAL. Fuentes del alto tribunal señalaron que la petición será remitida al fiscal para que informe sí procede o no citar a Roldán.

El cerco contra el ex director de la Guardia Civil se estrecha también en Suiza. El Tribunal Federal ha rechazado el recurso presentado por el abogado de negocios de Zúrich Urich Kholi, que se negaba a que la justicia ginebrina utilizara las informaciones relacionadas con una de sus cuentas bancarias por la que habrían transitado 10 millones de marcos alemanes pagados por Siemens con destino a las cuentas de Roldán, informa Ana Fernández.

Asimismo, el abogado se sublevó contra los registros efectuados en su casa y en su bufete por orden del juez que lleva el caso Roldán, Paul Perraudin. Kholi alegó que estaba amparado por el secreto profesional.

Las investigaciones han determinado que el abogado es un testaferro de Roldán a quien éste le habría prestado una cuenta por la que transitaron unos 50 cheques emitidos al portador por valor de 10 millones de marcos alemanes que después fueron abonados a una cuenta de Roldán en Suiza. El Tribunal Federal, que hizo público ayer su fallo, señala que, según la jurisprudencia, es admisible el embargo de una documentación sobre una cuenta bancaria administrada por un abogado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de mayo de 1996

Más información

  • Gómez de Liaño decreta secreto el sumario