La policía hace estallar un coche sospechoso en la calle de Maudes

La policía explosionó ayer un falso coche bomba que estaba aparcado a la altura del número 45 de la calle de Maudes, y que llevaba dos matrículas, una de Bilbao y otra francesa, dadas de baja hace cuatro años. El vehículo llevaba dos días estacionado en el lugar. El hecho de que llevase dos matrículas -y de la existencia de una instalación militar en los aledaños- levantó las sospechas de varios vecinos. Artificieros de la policía colocaron un cebo en el maletero y lo explosionaron ante el temor de que se tratase de un coche bomba. Fue una falsa alarma. La calle permaneció cortada varias horas.

Fuentes de la investigación expresaron ayer su malestar por el hecho de que cuando los artificieros de la policía llegaron al lugar se encontraron con que la policía municipal había despegado las placa de la matrícula de Bilbao y dejado al descubierto la de Francia.

De haberse tratado de un coche bomba auténtico, indicaron, éste podría haber estallado entonces. Al margen de que, agregaron, lo normal es que se monte una vigilancia en torno al vehículo por si se tratase de una entrega a un comando terrorista.

Estos medios barajan la hipótesis de que se trate de un vehículo dado de baja y vendido a un chaterrero que, después, lo ha vuelto a poner en circulación.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS