Zerual anuncia elecciones legislativas y un referéndum constitucional en Argelia

El presidente de Argelia, general Liamín Zerual, anunció ayer, en su primera comparecencia ante la prensa tras su triunfo electoral del pasado noviembre, la apertura de un proceso democrático que se traducirá en la celebración, este año, de un referéndum para la reforma de la Constitución y de la ley de partidos políticos y en elecciones legislativas, seguidas de comicios locales, en el primer semestre de 1997.Zerual convocó también una "conferencia nacional" para la reforma política, a la que invitó a todos los líderes de los partidos políticos, excepto al ilegalizado Frente Islámico de Salvación (FIS). El llamamiento al diálogo se dirige a los partidos, personalidades y asociaciones civiles del país, en el marco de una reunión que será convocada a principios del verano próximo.

Más información
La invisible guerra de Argelia

Mientras tanto, los principales líderes del FIS, Abasi Madani y Ali Belhay, siguen detenidos. Zerual ha exigido como condición previa a su liberación que ambos hagan un llamamiento al fin de la violencia que azota el país desde 1992 y que, según algunas estimaciones, ha causado ya 50.000 muertos.

Los detalles de estas decisiones presidenciales quedarán plasmados en el memorándum que Zerual remitirá a los dirigentes políticos y sociales, con los que mantuvo conversaciones de carácter bilateral a lo largo del pasado abril. Tras calificar de "serenas" estas conversaciones, Zerual consideró que sus decisiones son el fiel reflejo del análisis de la situación que vive Argelia "y de los sentimientos del pueblo".

Zerual, que puso todo el énfasis en su determinación a seguir el camino del diálogo, la concertación y la reconciliación nacionales, dijo también que su objetivo es normalizar las instituciones e implantar una democracia pluralista.

El gran interrogante que abre la reforma constitucional en Argelia es la eventual prohibición de los partidos confesionales, que podría dejar fuera de juego político al FIS.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En medios cercanos a la presidencia se estima, sin embargo, que la presencia de islamistas moderados dentro del abanico político puede desempeñar un papel muy positivo en el proceso de democratización y modernización de la sociedad y en la erradicación de la violencia.

A pesar de que el presidente argelino aseguró ayer en su comparecencia ante los directores de los medios de comunicación del país que la "situación de la seguridad" experimenta una "constante mejora", la violencia y el terrorismo siguen marcando la pauta en el país magrebí. Así lo confirmó el asesinato, el sábado, del ex ministro de Interior Mohamed Hardi, abatido a tiros por tres hombres armados, y el atentado con bomba cometido ayer contra una parada de autobús próxima a una escuela de Tizi Uzu (90 kilómetros al este de Argel), en el que murieron dos personas y otras 14 resultaron heridas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS